/uk/

Ácido Hialurónico

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es un polisacárido presente en la matriz extracelular. Tiene un alto poder de retención de moléculas de agua e interviene en la proliferación celular. 

Se encuentra principalmente en piel, tejido conectivo y cartílagos.

Su estructura química es la misma en todos los tejidos y en todas las especies. Esta biocompatibilidad permite utilizarla en Medicina Estética con diferentes aplicaciones:

  • Rejuvenecimiento facial
  • Hidratación de la piel en profundidad
  • Revitalización cutánea
  • Recuperar volúmenes perdidos
  • Corregir surcos o arrugas estáticas (no musculares)

La membrana celular es la responsable de generar el ácido hialurónico, cuya vida media en la piel es limitada, alrededor de 24 horas. Los radicales libres, las fuerzas mecánicas y las hialuronidasas rompen las cadenas de ácido hialurónico.

Ácido hialurónico, elastina y colágeno

El ácido hialurónico es una molécula naturalmente presente en las células

 

Cómo actúa el ácido hialurónico

El ácido hialurónico cumple con distintas funciones fisiológicas:

  • Crea volumen, gracias a su capacidad para retener moléculas de agua
  • Permite el desplazamiento y división de las células
  • Aporta elasticidad e hidratación a la piel
  • Favorece la regeneración cutánea
  • Estimula los fibroblastos, células que generan colágeno

Aplicaciones del ácido hialurónico en Medicina Estética Facial

En Medicina Estética Facial, el ácido hialurónico se infiltra para revitalizar e hidratar la piel, para rellenar surcos o arrugas estáticas, para corregir defectos en la nariz y para crear volúmenes.

Debido a que el ácido hialurónico se degrada muy rápidamente en el organismo, se realiza una modificación en su molécula con el fin de aumentar su durabilidad.

El proceso por el que se modifica la molécula del ácido hialurónico se denomina estabilización, que consiste en enlazar sus moléculas para mantener la forma tridimensional del ácido hialurónico natural con el mínimo número de enlaces.

Tipos de ácido hialurónico

Según su densidad, existen dos tipos de ácido hialurónico:

  1. Reticulado
  2. No reticulado

Ácido hialurónico reticulado

Es el ácido hialurónico cuyas moléculas se unen entre sí en forma de malla tridimensional, lo cual es interesante para rellenar surcos o depresiones y para reponer volúmenes perdidos.

El ácido hialurónico reticulado se infiltra a mayor profundidad que el no reticulado.

Ácido hialurónico no reticulado

Es el ácido hialurónico cuyas moléculas no forman una retícula o malla, sino que están separadas unas de otras.

La densidad del ácido hialurónico no reticulado es menor y se infiltra en planos menos profundos que el reticulado.

Está indicado para la hidratación y revitalización de la piel y puede infiltrarse junto con antioxidantes, vitaminas y aminoácidos.

tratamiento con ácido hialurónico

El ácido hialurónico no reticulado hidrata y revitaliza la piel; el reticulado aporta volumen y corrige surcos

Protocolo de infiltración de ácido hialurónico

El protocolo de infiltración de ácido hialurónico es confortable y rápido para el paciente.

El médico, tras realizar una historia clínica completa y examinar el rostro del paciente y sus particularidades, desinfecta la piel.

Si el paciente muestra poca tolerancia a la infiltración, se puede aplicar anestesia local o frío local para reducir la molestia.

La aguja con la que se inyecta el ácido hialurónico es muy fina, de 30G.

Cuanto menor es la densidad del ácido hialurónico, más superficial debe ser su infiltración.

De entre las diferentes técnicas de infiltración del ácido hialurónico destacan:

  • Infiltración por micropunción, depositando cantidades pequeñas de producto en dermis media o profunda.
  • Infiltración mediante técnica lineal: se crean depósitos lineales en la dermis.
  • Infiltración lineal corta: se crean depósitos mínimos siguiendo una línea recta.

Tras el tratamiento, el paciente puede presentar algún hematoma en el punto de punción, que se reabsorbe de forma natural por el organismo. Se recomienda no someter a presión o a masajes la zona tratada.

El paciente puede retomar su actividad normal inmediatamente.

Ventajas del ácido hialurónico

  • Es totalmente biocompatible, por lo que no existe riesgo de rechazo
  • Permanece en el lugar de inyección sin degradarse varios meses
  • Posee capacidad de elevación de tejidos
  • Produce una perturbación mínima en los tejidos
  • Es totalmente reabsorbible
  • Estimula los fibroblastos para generar colágeno nuevo

 

El ácido hialurónico es un implante reabsorbible que proporciona volumen a los tejidos

El ácido hialurónico voluminiza y corrige arrugas profundas con resultados naturales

 

Efectos secundarios y complicaciones del ácido hialurónico

Al igual que con todos los implantes inyectables, pueden aparecer edemas y enrojecimiento durante uno o dos días.

  • Reacciones alérgicas
  • Migraciones
  • Fibrosis
  • Infección

Incompatibilidades del ácido hialurónico

Existe una incompatibilidad reconocida con las sales de Amonio Cuaternario como el Cloruro de Benzalconio. Por lo tanto es conveniente no ponerlo nunca, en contacto con dichos productos, ni con material medico quirúrgico que haya sido tratado con este tipo de producto.

No se han estudiado interacciones con otros implantes de relleno por lo que se deben extremar las precauciones en caso de presencia de otro implante de relleno en la dermis.

Contraindicaciones del ácido hialurónico

  • Intolerancia al ácido hialurónico
  • Alteraciones de la coagulación sanguínea
  • Enfermedades inmunitarias o infecciosas severas
  • Herpes recidivante: profilaxis

El ácido hialurónico permanece en el lugar de inyección y tiene efectos duraderos

El ácido hialurónico permanece en el lugar de
inyección y tiene efectos duraderos.

 

Una mención especial merece el relleno de alta densidad y trabeculado.

  • Gel de NASHA incoloro, transparente y viscoso.
  • Indicado para inyecciones subcutáneas profundas o supraperiósticas.
  • 1.000 partículas de gel por ml • Se inyecta con una cánula roma (punta en forma de bala con salida lateral de 16-19G).
  • Se utiliza para realzar el mentón o los pómulos.

Técnica:

  • Se inyecta lidocaina entre el 0,5% y el 2% con epinefrina en la zona prevista para la incisión.
  • Para los pómulos se inyecta debajo del músculo orbicular, sobre la capa muscular profunda de la parte inferior del pómulo (por encima del periostio).
  • No se debe inyectar el producto sobre el músculo orbicular (pueden aparecer abultamientos).
  • No es aconsejable aumentar el volumen e la parte inferior de los pómulos en las proximidades de la bola de Bichat (septos débiles que podrían no dar sustento al producto).
  • Tras la anestesia se realiza una pequeña incisión con una hoja del número 11 o una aguja de punta punzante.
  • Se introduce la cánula y se tuneliza en la capa más profunda de la epidermis (inmediatamente por encima del periostio).
  • Se inyecta pequeños depósitos mientras se va retirando la cánula y hay que detenerse bastante antes de extraer la cánula.
  • Se recomienda inyectar un máximo de 2 ml en cada zona tratada (por sesión de tratamiento).
  • Después del tratamiento se indica a los pacientes que eviten presión y masajes.
  • La zona tratada no debe exponerse a un calor intenso ni a un frío extremo (hasta que el edema y enrojecimiento iniciales hayan desaparecido).

Si desea recibir más información sobre los tratamientos con Ácido Hialurónico disponibles en nuestra clínica de Madrid, pida ahora una cita informativa gratuita.

Consulta gratuita





He leído y acepto la política de privacidad

Please leave this field empty.

WordPress Video Lightbox Plugin