/uk/

Hyal Fitness: ácido hialurónico y fitness facial

La tonificación de los músculos faciales es un factor relevante en la prevención del envejecimiento del rostro. Sin embargo, por su naturaleza, la respuesta de la musculatura facial es distinta de la del resto de músculos del cuerpo, ya que está estrechamente relacionada con otras estructuras, como la grasa y la piel. Por este motivo, la repetición excesiva de algunos movimientos puede acentuar aún más las arrugas faciales.

Instituto Médico Láser de Madrid ha diseñado Hyal Fitness, el primer Programa Integrado de Medicina Estética y Fisioterapia Facial, un procedimiento personalizado que integra el profundo conocimiento anatómico y funcional por parte de los cirujanos máxilo-faciales y la experiencia de los fisioterapeutas para conocer qué ejercicios son beneficiosos y cuáles perjudiciales a la hora de prevenir arrugas, así como qué regiones requieren el apoyo del ácido hialurónico para un resultado óptimo, todo ello con el fin último de mejorar el tono de la musculatura facial y ralentizar el envejecimiento del rostro.

¿Cuáles son las particularidades de los músculos faciales?

Los músculos faciales se comportan de modo diferente al del resto de músculos corporales.

Las facciones del rostro no sólo dependen de los músculos, sino del comportamiento conjunto de músculos, piel, fascia y grasa. Cada movimiento afecta a todas estas estructuras que responden en bloque, como unidad funcional.

La repetición de determinados movimientos puede repercutir a nivel visible en forma de arrugas marcadas. Conocer qué músculos debemos trabajar y cuáles no es crucial para prevenir el envejecimiento en forma de arrugas.

IML ha diseñado Hyal Fitness para obtener el máximo beneficio de la gimnasia facial mediante su optimización con la infiltración de ácido hialurónico.

¿En qué consiste Hyal Fitness?

Hyal Fitness consiste en combinar el fitness facial y el ácido hialurónico.

Por un lado, determinados ejercicios de gimnasia facial tonifican aquellos músculos que, estando en buena forma, ralentizarán el envejecimiento del rostro. Y, por otro, el ácido hialurónico compensa el daño provocado por los músculos que ejercen una fuerza desfavorable.

Hyal Fitness consta de 3 fases:

  1. Estudio del rostro de cada paciente
  2. Tratamiento con ácido hialurónico
  3. Programa de fitness facial personalizado

1. Estudio previo del rostro

Debido a que cada rostro es único, la primera fase del tratamiento consiste en estudiar las características de las distintas estructuras faciales y su comportamiento conjunto. Este estudio valora las siguientes propiedades:

Piel

El estudio de la piel se realiza para determinar factores como:

  • Grosor
  • Nivel de hidratación
  • Capacidad de resiliencia ante la agresión mecánica de los músculos
  • Arrugas de expresión y surcos estáticos presentes
  • Arrugas de expresión y surcos que previsiblemente se formarán en el futuro

Músculo

Es necesario conocer qué músculos faciales son los más fuertes o ejercitados en cada rostro y cuáles son responsables de la formación de arrugas de expresión al contraerse, así como aquellos que producen inserciones en la dermis superficial y que destruyen las capas medias con mayor intensidad. Todo ello con el fin de definir la relación entre los distintos músculos y la grasa cutánea.

Grasa

Las estructuras grasas del rostro pueden ser superficiales y profundas. El médico debe valorarlas para predecir la evolución de cada una, tanto por exceso como por defecto.

Fascias

Asimismo, es necesario especificar la relación de los ligamentos fasciales con las estructuras grasas y la piel.

Músculos faciales

2. Tratamiento con ácido hialurónico

Para obtener un resultado óptimo en la prevención de la formación de arrugas dinámicas y surcos, el ejercicio facial por sí mismo no siempre es suficiente y suele ser necesaria la infiltración de ácido hialurónico en las siguientes zonas:

  • Piel que recubre las estructuras fijas, como pómulos, mentón o sienes. En estas zonas, el ácido hialurónico de alta densidad y resistencia obtiene un mejor tensado de la piel.
  • Zonas donde los músculos se insertan directamente en la piel. El ácido hialurónico de mayor flexibilidad y resiliencia impide que la contracción de la musculatura lesione la piel en forma de arrugas.

La infiltración del ácido hialurónico se realiza mediante la técnica de Cleft Infiltration:

  • Cuando un músculo se pliega puede crear una arruga sobre la piel si tracciona de ella en el movimiento, pero si entre músculo y piel hay una pequeña columna de ácido hialurónico, esa piel no se hundirá ni se lesionará.
  • Separando la inserción de las fibras de los músculos faciales sobre la piel evitamos la formación de arrugas y el afinamiento cutáneo en las zonas de máxima gesticulación, con un resultado muy natural.
  • La infiltración de ácido hialurónico en el plano de clivaje produce el estiramiento de las fibras musculares y compensa el daño provocado por los músculos que tienen una fuerza negativa.

Además, este material de relleno tiene la capacidad de estimular la formación del propio ácido hialurónico del organismo, por lo que el efecto es tanto correctivo como preventivo.

Zonas frecuentes de aplicación del ácido hialurónico

Las zonas más comunes para la infiltración del ácido hialurónico son:

  • Entrecejo: para compensar los efectos de los músculos corrugador y prócerus se aplica un ácido hialurónico muy resiliente de densidad media.
  • Frente: para corregir las arrugas horizontales fruto de la contracción del músculo frontal se infiltra ácido hialurónico de baja densidad.
  • Patas de gallo: para camuflar estas arrugas y evitar el efecto del músculo orbicular se infiltra un ácido hialurónico muy resiliente, de muy baja densidad.
  • Pómulos: para proyectar y tensar la piel de esta región se emplea ácido hialurónico de muy alta densidad.
  • Sonrisa: para compensar los músculos elevadores y tensores del labio se aplica ácido hialurónico muy resiliente. Para los músculos depresores, resiliente y denso.
  • Mejillas: para controlar los músculos bucinador y masetero y para proyectar los ángulos de la mandíbula, en IML aplicamos ácido hialurónico de alta densidad.
  • Mentón: el músculo mentoniano y el depresor del labio sobre la piel se controlan con ácido hialurónico de densidad media combinado con hidroxiapatita.
  • Cuello: para controlar los efectos del músculo platisma aflojado se emplea ácido hialurónico de baja intensidad combinado con hidroxiapatita.

El procedimiento se realiza en una sola sesión, con anestesia tópica. No tiene período de recuperación ni requiere antiinflamatorios, por lo que el paciente puede retomar su actividad normal de inmediato.

3. Programa de fitness facial personalizado

IML, en colaboración con entrenadores expertos en fisioterapia, ha diseñado una tabla de ejercicios de fitness facial que, junto con el tratamiento con ácido hialurónico, potenciará la tonificación del rostro y la prevención del envejecimiento facial.

El objetivo del programa de ejercicios de fitness facial es doble:

  1. Por un lado, tonificar aquellos músculos que ralentizarían la flacidez y el envejecimiento del rostro.
  2. Por otro, compensar el daño provocado por aquellos otros músculos cuyo fortalecimiento es desfavorable.

El programa de fitness facial contiene:

  • Explicaciones detalladas de los músculos que sí se deben trabajar y de aquellos cuyo ejercicio hay que evitar
  • Descripción de cada ejercicio
  • Frecuencia de realización
  • Número de repeticiones
  • Tiempo de cada contracción

La base fundamental de este programa de gimnasia facial es el estudio de cada tipo de contracción muscular:

  • Contracción isotónica: modifica la longitud del músculo.
  • Contracción isométrica: genera tensión sin movimiento.
  • Contracción auxotónica: modifica la longitud y genera tensión sin movimiento.
  • Contracción isocinética: se realiza a la máxima velocidad.

Consulta gratuita

WordPress Video Lightbox Plugin