Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Tratamientos para las Cicatrices del Acné

Cicatrices acne2

Es importante un tratamiento precoz del acné para evitar la aparición de cicatrices, pero en muchos casos el paciente acude a consulta después de años de evolución, con lo cual el tratamiento de las cicatrices es una demanda importante. No todos los pacientes presentan cicatrices tras un brote de acné. Existen casos de acné en los que el daño inflamatorio es superficial y los pacientes presentan enrojecimiento o alteraciones de la pigmentación como secuelas del acné.

Estos problemas son transitorios y tienden a resolverse. No obstante determinados equipos como la luz pulsada intensa o los láseres para lesiones pigmentadas pueden ayudar a que el paciente mejore más rápidamente y a recuperar la piel con mejor calidad.

¿Le llamamos? »

Otros pacientes presentan verdaderas cicatrices producidas por el acné. Las más frecuentes son aquellas en las que existe una pérdida de sustancia (depresiones en la piel) pero también podemos ver cicatrices hipertróficas y queloides en pacientes que han padecido acné.

Tratar las cicatrices de acné es un reto para el especialista, pero hoy en día disponemos de equipos láseres con resultados cada vez más prometedores.

Las cicatrices atróficas producidas por el acné pueden ser puntiformes y profundas o depresiones mayores con menor profundidad.

Cada paciente requiere una evaluación individual. La forma tradicional de tratar estas cicatrices era con peelings químicos profundos o dermoabrasiones intensas los cuales producen una destrucción de capas de la epidermis buscando con ello una renovación y atenuar las imperfecciones.

Existen también equipos de láseres llamados ablativos (Co2 o erbio) que producen también una destrucción mediante calor de la epidermis induciendo una renovación de epidermis y de la dermis más superficial. Los resultados con estos láseres o con los peelings profundos son buenos, se pueden obtener mejorías importantes.

El inconveniente que presentan es que requieren un periodo de recuperación más o menos largo. Tras un tratamiento de este tipo se produce un oscurecimiento de la piel y una descamación posterior, la piel queda algo enrojecida durante unas semanas. Estos pacientes precisan de unos días de recuperación hasta poder incorporarse a sus actividades normales.

La búsqueda de tratamientos eficaces pero que no supongan disminuir la actividad normal del paciente y acelerar el periodo de recuperación ha llevado al desarrollo de los láseres fraccionados.

Primera Consulta Gratuita En IML le atenderá un médico especialista en su tratamiento desde la primera consulta.

Los láseres fraccionados no ablativos son los equipos que más se emplean hoy en día para el tratamiento de cicatrices de acné. Producen columnas de calor en epidermis y dermis, rodeadas por áreas de piel sana.

Estas columnas de calor inducen una regeneración de la piel, con formación de nuevo colágeno y remodelación del existente. También destruyen pequeños capilares, con lo cual mejora el enrojecimiento e inducen la migración de melanófagos mejorando por ello la pigmentación residual.

La forma de trabajar con los láseres fraccionados es sencilla, el equipo Starlux por ejemplo se aplica sobre la piel limpia y se van haciendo varias pasadas en la zona a tratar. Un tratamiento facial suele durar unos 30 minutos.

El paciente presenta un enrojecimiento tras realizar la sesión que suele durar 2-3 días pero es algo que se camufla con un ligero maquillaje, el paciente puede realizar sus actividades normales. Se recomienda realizar una media de 4 sesiones separadas por un mes cada una.

El paciente irá notando poco a poco una mejoría en el aspecto de su piel, las cicatrices se atenúan, el poro se cierra, e incluso disminuye la secreción sebácea. Diferentes estudios estiman el tiempo para obtener el máximo resultado en unos 6 meses tras haber finalizado el tratamiento. Se trata de un proceso de regeneración que requiere el paso de algún tiempo para poder valorar el resultado final.

La satisfacción de los pacientes con estos tratamientos es alta, el 80% de los pacientes tratados considera que tiene un buen resultado.

Es fundamental saber que el éxito en el tratamiento de cicatrices de acné radica en individualizar el tratamiento y combinar varias opciones terapéuticas.

Los pacientes que presentan cicatrices con hundimientos importantes pueden mejorar con la aplicación de productos de relleno. Cuando existe una pérdida de sustancia en las cicatrices, la utilización del ácido hialurónico con diferentes densidades puede elevar y disimular las imperfecciones.

Solicitar consulta gratuita »

No sólo el ácido hialurónico sino otros productos como Sculptra o Atlean pueden conseguir aumentar la densidad de la dermis, con lo cual los pacientes notan más uniforme la superficie de la piel.

La aplicación de productos de relleno es sencilla y poco molesta para el paciente. La mayoría de los productos que empleamos hoy en día se degradan, con lo cual los pacientes necesitan un mantenimiento cada cierto tiempo.

Aunque la mayoría de los pacientes que consultan por marcas de acné suelen ser jóvenes o de mediana edad, existe un grupo de pacientes de más edad que deciden en este momento mejorar sus cicatrices.

Hay que tener en cuenta que el envejecimiento de la piel tiende a acentuar las cicatrices de acné existentes. La piel presenta cada vez más flacidez, la epidermis se adelgaza y las fibras elásticas y el colágeno se deteriora. Esto se traduce en cicatrices más pronunciadas.

Para estos pacientes pueden ser muy beneficiosos los tratamientos con radiofrecuencia. La radiofrecuencia induce una elevación de la temperatura a nivel de dermis superficial y profunda. Esto se traduce en una formación y renovación del colágeno y las fibras elásticas. La piel se tensa mejorando la flacidez y ayudando a atenuar las cicatrices de acné.

Por lo tanto siempre hay una posibilidad de mejoría en pacientes que presentan marcas de acné, probablemente no podemos borrar las cicatrices pero podemos atenuarlas. La mejoría para el paciente supone mejorar su autoestima ya que la presencia de cicatrices importantes puede ser un estigma que limite su actividad social o incluso laboral.

¿Tiene alguna duda sobre el tratamiento para las cicatrices del acné? Puede solicitar una consulta informativa gratuita en nuestra clínica de Madrid.

¿Desea más información? las condiciones. Cargando consulta