Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Tratamientos con Láser en Medicina Estética, Dermocosmética y Dermatología

La aplicación de la luz ha supuesto una revolución en el ámbito de la Medicina y la Cirugía Estética en las últimas décadas. Los distintos equipos fotolumínicos son cada vez más específicos para conseguir objetivos concretos, como la eliminación del pelo, de las varices, de las manchas en la piel o para rejuvenecer, mejorar la flacidez o las cicatrices, definir el contorno corporal...

En este artículo describimos los sistemas de luz más representativos que aplicamos en Instituto Médico Láser de Madrid.

El láser Picosure es uno de los láseres empleados en Dermatología en nuestra clínica de Madrid

El láser Picosure es uno de los láseres empleados en Dermatología en nuestra clínica de Madrid

El empleo de la luz en Medicina Estética, Dermatología y Cirugía Estética

La luz es una radiación electromagnética que se aplica en Medicina Estética, Dermatología y Cirugía Estética con el objetivo de producir un efecto fototérmico para obtener el resultado deseado, que puede ser la eliminación de lesiones dermatológicas o vasculares, la eliminación del pelo no deseado o la reducción de la grasa localizada.

El láser es una fuente de luz especial que se diferencia de la luz convencional por sus características, ya que es una luz monocromática, unidireccional, coherente y brillante. El láser se aplica para conseguir la interacción de la luz con el tejido. Por ejemplo, en depilación, la luz del láser produce un calor que destruye el folículo piloso.

En la piel existen fundamentalmente tres cromóforos o dianas:

  1. Melanina
  2. Hemoglobina
  3. Agua

La melanina se encuentra en la piel y en los folículos pilosos, pero cuando éstos son oscuros tienen una alta concentración de melanina. Un láser apto para la depilación debe tener una longitud de onda que haga que se dirija sobre todo hacia donde hay mayor concentración de melanina, esto es, hacia el folículo piloso.

Sin embargo, un láser que se aplica para la eliminación de varices o capilares dilatados debe tener una longitud de onda que se dirija sobre todo hacia donde se encuentra la hemoglobina, por tanto, hacia el interior del vaso.

Los láseres que se dirigen hacia el agua vaporizan tejidos, y se emplean para fines quirúrgicos, de remodelación de tejidos. Hoy en día hay una generación de nuevos láseres que emiten en el infrarrojo (1320 Nm, 1440 Nm, 1540 Nm) cuya energía va dirigida a la dermis con el objetivo de obtener el remodelado del colágeno para rejuvenecer la piel o tratar las cicatrices. Poco a poco aparecen láseres específicos que basan su eficacia en las propiedades ópticas de ciertos enlaces moleculares, como es el láser de 924 Nm que tiene especificidad relativa por el tejido graso.

Por todo ello es necesario que existan distintos tipos de láseres, en función del objetivo que se desea obtener.

Los distintos tipos de láser se diferencian fundamentalmente en el medio activo donde se genera la emisión. Puede ser gas (láser de CO2), sólido (neodimio-yag, alejandrita), líquido (colorantes) o semiconductores (diodos). Cada tipo de láser emite en una determinada longitud de onda (banda del espectro electromagnético), la longitud de onda influye en la penetrancia del láser y en la selectividad por un determinado cromóforo o diana.

Los láseres tienen diferentes sistemas de aplicación: brazos articulados, fibras, scanner, lentes, o cristales de cuarzo.

Como el efecto de la emisión del láser es fundamentalmente transmitir calor al objetivo elegido, se debe contar con sistemas de enfriamiento para proteger los tejidos de alrededor. Estos sistemas pueden ser aire frío, gel frío, criógeno, etc. Esto se debe aplicar en la depilación, enfriando la piel para protegerla de quemaduras.

Tipos de láser empleados para depilación

El objetivo de los láseres de depilación es el daño del folículo piloso.

Para la depilación láser debemos emplear equipos cuya longitud de onda haga que se dirijan fundamentalmente hacia la melanina, que se encuentra en la piel y en el pelo. Para una buena depilación necesitamos que el pelo tenga melanina, es decir, nunca podríamos depilar pelos blancos o con muy poca melanina.

Para evitar que la piel capte calor, es importante el color de la misma, es decir, el fototipo. Los fototipos bajos o pieles blancas permiten aplicar más energía, ya que captan menos calor del láser. Los nuevos láseres nos permiten cambiar la longitud del pulso, por lo que cada vez se protege más la piel y podemos depilar a pacientes con fototipos altos (color de piel más oscuro).

La elección de uno u otro tipo de láser depende de muchos factores, no solo del tipo de pelo y piel, sino también del momento de la etapa de tratamiento en la que se encuentra el paciente. Por este motivo, nuestros médicos pueden aplicar distintos tipos de láser para obtener un solo objetivo.

En IML realizamos la depilación dinámica o Super Hair Removal con láser de diodo y de alejandrita

En IML realizamos la depilación dinámica o Super Hair Removal con láser de diodo y de alejandrita

Algunos ejemplos de los equipos más empleados en depilación son:

Láser de alejandrita

El láser alejandrita una longitud de onda de 755 nm. Ideal para pieles poco oscuras y depilación femenina de zonas como ingles, axilas y piernas.

Es eficaz en pelo de calibre medio y con color suave debido a que tiene una alta apetencia por la melanina. Para poder trabajar en pieles algo más oscuras como fototipo IV es necesario ampliar el ancho de pulso (lo que permite refrigerarse a la epidermis mientras el tallo piloso sigue acumulando calor).

En IML disponemos de los sistemas de láser alejandrita más avanzados, como el que ofrece una emisión dual de alejandrita y neodimio-yag o como la depilación dinámica o Super Hair Removal con alejandrita

Láser de diodo

El láser de diodo emite a una longitud de onda 800-810 nm, su luz es algo más penetrante y permite tratar con mayor seguridad pieles de fototipos oscuros. En IML suele ser el láser de primera elección para la depilación del pelo del varón, así como para eliminar el pelo más profundo.

SHR (Super Hair Removal)

El Super Hair Removal o depilación dinámica es un tipo de aplicación de depilación con láser de diodo o de alejandrita en el que la velocidad de los pulsos es muy alta (10 pulsos por segundo) y la potencia de cada pulso es baja (5-10 jul/cm2).

Consiste en desplazar la pieza de mano por la superficie a depilar como si estuviéramos pintándola, con el fin de acumular el calor en el pelo de forma escalonada, para alcanzar una temperatura terapéutica sin que se produzca calentamiento de la epidermis. 

Super Hair Removal es un modo de depilación seguro en pieles oscuras y en nuestra experiencia no tiene ninguna eficacia en pelo rubio, blanco o fino, a pesar de que la publicidad de esta técnica hablaba de que era capaz de depilar todo tipo de pelo. Puede resultar algo menos molesto que otros láseres.

Láser Neodimio-yag

La depilación con láser de neodimio- yag tiene la longitud de onda más larga que se puede utilizar en depilación, el pelo ha de ser bastante grueso y tiene la ventaja de que es muy penetrante, por lo que puede ser un láser indicado en pelo muy profundo. Según nuestra experiencia, este láser ofrece mejores resultados en tratamientos de tipo vascular que en depilación.

Luz Pulsada Intensa

No emite luz láser, sino luz no coherente. Su banda es amplia, de 550-1200 nm, se aplican diferentes filtros de corte para seleccionar la longitud de onda que deseamos. La luz pulsada intensa se emplea no sólo para depilación, también para eliminación de manchas, problemas vasculares y para el rejuvenecimiento de la piel.

Láseres empleados en el tratamiento de problemas vasculares (varices, cuperosis, angiomas)

El objetivo del tratamiento de las lesiones vasculares es eliminar los vasos dilatados o las venas afectas. Para ello empleamos láseres cuya longitud de onda haga que se dirijan fundamentalmente hacia la hemoglobina.

Por lo tanto, vamos a transmitir un calor al interior del vaso, que difunde a las paredes y consigue la contracción y obliteración de los mismos.

Los láseres más aplicados en el tratameinto de lesiones vasculares son:

Láser de Colorante

Tiene una longitud de onda 595 nm. El láser de colorante es ideal para lesiones vasculares de cara y cuello.

El pulso que maneja suele ser corto o ultracorto.

En IML se aplica en lesiones vasculares de cara y cuello, combinándolo con luz pulsada de segunda generación.

Láser de neodimio-yag

Tiene un predominio relativo sobre la hemoglobina y es un láser capaz de alcanzar mucha potencia. En IML encontramos su principal aplicación en la patología venosa de los miembros inferiores (varices).

Láser de KTP

Su longitud de onda de 532 nm es eficaz en la eliminación de lesiones vasculares, especialmente superficiales y de calibre muy fino.

En el siguiente vídeo puede ver casos reales de antes y después del tratameinto de lesiones vasculares en la cara:

Láseres empleados en el tratamiento de lesiones pigmentadas

El objetivo del tratamiento de las lesiones pigmentadas es dirigir el calor del láser hacia la melanina de la lesión. Estos láseres también se utilizan para la eliminación de tatuajes, ya que la tinta suele ser de color oscuro y la luz de los láseres es muy bien absorbida por ésta gracias a un efecto fotomecánico y fototérmico.

Láser de picosegundos

Con las longitudes de onda de 755 nm y 532 nm, el láser de picosegundos Picosure puede tratar tanto tatuajes de cualquier color como lesiones pigmentarias.

Láser alejandrita Q-Switched

Longitud de onda 755nm, pulsos muy cortos. Es un equipo ideal para el tratamiento de lesiones cutáneas superficiales y marrones. También para la eliminación de tatuajes de color oscuro, negro, verde oscuro y azul.

Láser neodimio-yag Q-Switched

Longitud de onda 1064 nm, tiene un pulso muy corto. Empleado en lesiones cutáneas superficiales. También está indicado para tatuajes donde predomina el color rojo y el amarillo.

Láseres empleados en remodelación de tejidos, láseres quirúrgicos o ablativos

Los equipos que se emplean para estos tratamientos (eliminación de nevus, fibromas, verrugas, rejuvenecimiento ablativo, cirugías) tienen longitudes de onda altas que hace que transmitan el calor hacia el contenido de agua de la piel, esto consigue la vaporización o ablación de los tejidos.

Ejemplo de equipos:

  • Láser de CO2: longitud de onda 10600 nm.
  • Láser de Erbio-yag: longitud de onda 2940 nm.
  • Láseres híbridos CO2-Erbio: desde hace más de siete años, disponemos de la modalidad fraccional. Esto permite tratar la piel dejando “islotes” de piel sin vaporizar que son las encargadas de facilitar los fenómenos reparadores necesarios y evitan el exudado. Esto se acompaña de un proceso de recuperación más corto y confortable para el paciente.

Es importante entender las ventajas de un láser fraccionado. No transmite la energía por igual a toda la superficie tratada, su interés radica en que consigue crear micro-columnas verticales de calor rodeadas de zonas de piel sana.

Láseres empleados en la remodelación de tejidos de tipo no ablativo fraccional

El tratamiento de diferentes problemas cutáneos como las cicatrices de acné, cicatrices quirúrgicas o motivadas por otra causa, cuenta con una nueva opción terapéutica: la tecnología del láser no ablativo fraccional para la remodelación del colágeno o neocolagenogénesis.

Los láseres de emisión infrarroja (1330, 1440, 1540Nm)

El impacto térmico producido en epidermis y dermis induce un proceso natural de reparación que es el que consigue la formación y remodelación de los tejidos.

Con la emisión de estos tipos de láseres, en cada pulso conseguimos realizar cientos de microdisparos que son los que crean estas microcolumnas de efecto térmico de una profundidad de aproximadamente 1 mm. El objetivo del tratamiento es calentar el colágeno viejo y desnaturalizarlo de forma controlada, estimulando la formación de colágeno nuevo bien estructurado.

Estos tipos de láser cuentan con una gran ventaja: no son ablativos, es decir, no producen daño en el estrato córneo, no producen costras en toda la superficie de la piel ni requieren el periodo de recuperación de varios días que precisan los sistemas ablativos.

Láser no ablativo fraccional 1540 disponible en IML

Láser no ablativo fraccional 1540 disponible en IML

La reorganización de las fibras elásticas y colágenas de la dermis (conocida como remodelación del colágeno) se produce gracias a la liberación de una cascada de reacciones de mediadores químicos propios del choque térmico, concretamente las HSP 47 y 90 (Heat Shock Protein 47 y 90), que inducen la puesta en marcha del metabolismo de los fibroblastos (los responsables del mantenimiento de la estructura extracelular de la dermis y fabricantes de las nuevas fibras colágenas en forma de colágeno I) y que evitan los mecanismos propios de la degradación del colágeno. Esto se traduce clínicamente en la mejora externa del aspecto de cicatrices de todo tipo, como cicatrices de acné, postraumáticas, postquirúrgicas e incluso en estrías.

Entendiendo que el tratamiento no ablativo con láser de infrarrojos produce un remodelado de los tejidos tratados podemos citar cuáles son sus mejores indicaciones:

  • Arrugas. La presencia de un “colágeno nuevo” y más organizado hace que este tipo de tratamiento sea eficaz para el tratamiento de arrugas, donde existe una disminución de fibras de colágeno y elastina.
  • Cicatrices. El tejido cicatricial presenta una desorganización de las fibras elásticas. 
  • Piel envejecida. En este tipo de piel hay una menor producción de fibras de colágeno y elastina. Contra el envejecimiento conseguiremos disminuir arrugas finas y mejorar la textura y la flacidez de la piel.

Los buenos resultados obtenidos en patologías hasta ahora de difícil tratamiento como las cicatrices de acné, estrías o cicatrices hipertróficas han abierto un gran campo terapéutico.

Láseres empleados para rejuvenecimiento

Son varios los factores implicados en el envejecimiento:

  • aparición de arrugas
  • manchas solars
  • capilares dilatados
  • pérdida de elasticidad
  • degeneración del colágeno

Como son varios los problemas que hay que tratar, en IML planteamos el tratamiento con la combinación de varios equipos, ya que cada uno se aplicará para obtener un objetivo concreto.

En este sentido, la Luz Pulsada Intensa de uso médico es un equipo muy versátil, ya que, además de eliminar manchas y capilares, estimula la remodelación del colágeno, con lo que mejora la calidad de la piel y le otorga una apariencia más uniforme, cerrando el poro y eliminando pequeñas arrugas.

Los láseres ablativos como el láser de CO2 se pueden emplear para realizar láser-resurfacing de arrugas muy profundas o para combinarlos en blefaroplastia trans-conjuntival, como herramienta de corte.

Cualquier tipo de láser no ablativo infrarrojo fraccional es capaz de inducir la remodelación del colágeno y el rejuvenecimiento de la piel.

La fotomodulación mediante luz de Leds aislada o combinada con sustancias potenciadoras o sensibilizantes (terapia fotodinámica) induce un efecto peeling de renovación de resultados altamente satisfactorios, mejora los signos del envejecimiento además de ser capaz de tratar el acné y otras patologías dermatológicas.

En combinación con estas fuentes de luz se pueden emplear otros equipos que emiten otros tipos de energía. Por ejemplo, para el tratamiento de la flacidez disponemos de diferentes equipos de radiofrecuencia que nos permiten tratar la cara y el cuerpo.

Equipos Láser empleados en Body-Contouring (Lipoláser)

Lipoláser es una técnica para la reducción del tejido graso y el remodelado del contorno corporal mediante láser.

La gran ventaja de esta técnica es que es mínimamente invasiva, facilita la destrucción del tejido graso y la coagulación de los microvasos, evitando el componente de inflamación y hematomas habitual de la lipoescultura convencional.

Por otra parte, el depósito de energía a nivel dérmico y de los septos fibrosos del tejido celular subcutáneo permite una contracción de los mismos y un fenómeno de skin-tightening o retracción de la piel que permite a esta técnica acceder a zonas más difíciles, donde la respuesta de contracción cutánea podría no ser la adecuada con la técnica convencional, como por ejemplo:

  • Zonas de dermis muy fina: cara interna de brazos, cuello o papada.
  • Zonas de retracción dudosa: estómago, rollitos del sujetador, michelines de la cintura, cara anterior de rodillas, banana subglútea.
  • Zonas de piel dañada: abdomen postparto con estrías y con cúmulo de grasa subyacente.
  • Zonas de piel envejecida.
  • Zonas de resultado irregular tras haberse sometido a liposucciones previas.

El siguiente vídeo explica cómo actúa Lipoláser en las zonas difíciles o zonas tabú:

Los láseres más comunes para Lipoláser son los de neodimio-yag 1064 nm y el láser en emisión dual 924-975 nm, que es el que aplicamos en IML.

Las ventajas de la emisión dual son las propias de combinar dos longitudes de onda:

  • Longitud de onda de 924 nm: presenta un pico relativo de absorción para la grasa humana. Tiene una longitud de onda eficaz para destruir el tejido graso, sin alterar estructuras vecinas, causar dolor excesivo o requerir periodos prolongados de aplicación.
  • Longitud de onda de 975 nm: tiene un coeficiente relativo de absorción máximo para el agua que constituye el 70% de la dermis. Por ello resulta eficaz para calentar el agua de la dermis y el tejido graso, induciendo una cascada de reacciones biológicas, que cursan con neocolagenogénesis y contracción de la piel.

La energía láser se aplica mediante una fibra óptica extra-fina (1mm), dúctil y flexible, que conduce la emisión láser, facilitando los trabajos más precisos y delicados. Con ello se consigue primeramente liberar las grasas intracelulares de los adipocitos cuando la temperatura de los lípidos aumenta por encima de los 43º C gracias a la emisión láser y resulta dañada la interfase que los rodea, facilitando el drenaje de su contenido. Después, al incrementar la temperatura consigue coagular las proteínas de la red fibrosa de dermis e hipodermis. Cuando la temperatura continúa subiendo hasta los 60-70º se produce la coagulación del colágeno, de los vasos sanguíneos y los capilares.

A la contracción cutánea que tiene lugar de forma inmediata por aumento térmico local, se suma la ventaja de minimizar los traumatismos tisulares y la de no generar sangrado, lo que implica un proceso limpio y de rápida recuperación, con menor inflamación y ausencia de hematomas.

Las aplicaciones para estética de la tecnología láser están en continuo avance. La demanda social por este tipo de tratamientos crece día a día gracias a los resultados altamente satisfactorios. Pero no se debe olvidar que se trata de herramientas muy precisas que el médico debe conocer y dominar. La excelencia de los resultados se basa en un buen diagnóstico, indicación, selección y realización del tratamiento para cada paciente.

¿Desea conocer cuál es el tipo de láser más adecuado para usted? Solicite una cita informativa gratuita con uno de los médicos expertos de Instituto Médico Láser en Madrid.

¿Desea más información? las condiciones. Cargando consulta