/uk/

Cómo revisar los lunares y las manchas en la piel

 

Cómo revisar los lunares y las manchas en la piel

IML
23/08/2017

La exposición solar es la principal causa por la que se producen los diferentes tipos de lesiones cutáneas, en ocasiones malignas. La prevención y la detección precoz son fundamentales en el tratamiento de las enfermedades de la piel, desde el melanoma hasta las lesiones premalignas, como las queratosis actínicas. En este artículo explicamos cómo hacer una revisión de lunares y manchas y en qué casos es recomendable consultar al dermatólogo.

Cómo revisar los lunares y las manchas en la piel

Nuestros dermatólogos recomiendan hacer una autoexploración de la piel dos veces al año. Por ejemplo, una después de las vacaciones de verano y otra en invierno. Lo ideal que es todos los pacientes realizaran esta revisión semestral, pero especialmente los de mayor riesgo, es decir, aquellos de piel muy clara, que presentan antecedentes familiares o quemaduras solares previas.

La revisión debe ser completa, es decir, debe comprender la piel de todo el cuerpo, desde los pies hasta el cuero cabelludo. Para las zonas de difícil acceso, como la espalda, la cara posterior de muslos o el cuero cabelludo, podemos pedir ayuda a un familiar, utilizar un espejo de mano o incluso tomar fotografías.

Estas revisiones favorecen una familiarización con las manchas, lunares y otro tipo de lesiones que presente la piel. De esta forma, en caso de que se produjeran cambios o lesiones, el paciente puede detectarlos con mayor facilidad.

¿Cuándo es necesario acudir al dermatólogo?

Es recomendable acudir al dermatólogo cuando el lunar o mancha cambia o presenta alguna o varias de las siguientes características, que se conocen como la regla ABCDE:

  • Asimetría. Las mitades de la lesión cutánea son diferentes.
  • Bordes. Los bordes son difusos o están poco definidos.
  • Color. La mancha presenta sombras o más de un color.
  • Diámetro. La lesión tiene un diámetro igual o superior a 6 mm.
  • Evolución. El lunar cambia en poco tiempo: crece, produce picor o sangrado, supura, cambia de color…

Además, también debemos consultar al dermatólogo cuando identificamos una lesión cuyo patrón es notablemente distinto del de las demás.

Dermatólogo revisando la piel del paciente

¿Cuáles son los tipos de manchas y lunares más frecuentes?

Algunas de las lesiones pigmentarias cutáneas más frecuentes son:

  • Nevus. Son conocidos como lunares. Redondos u ovalados, pueden ser planos o presentar una sobreelevación de color oscuro. El tratamiento de eliminación de nevus puede realizarse mediante resección con láser o con bisturí convencional.
  • Efélides. También conocidas como pecas, son manchas de pequeño tamaño que suelen aparecer en pacientes con fototipos bajos, principalmente en la nariz y las mejillas. La eliminación de efélides puede realizarse mediante el láser de Alejandrita Q-Switched o el láser de Neodimio-Yag. Las pecas suelen ser un rasgo de la juventud. En IML hemos desarrollado una técnica específica para las pecas que consiste en eliminar sólo aquellas que menos favorecen.
  • Léntigos. Son manchas planas de color marrón, fruto del daño acumulativo producido por el sol. Se tratan con láser de Alejandrita Q-Switched.
  • Melasma. Es una mancha marrón difusa, muy frecuente en las pacientes femeninas, que se localiza principalmente en mejillas y zona peribucal. Según la experiencia de nuestros dermatólogos, el mejor tratamiento del melasma es la combinación del peeling químico de uso médico con la aplicación de preparados con alto contenido en retinoides.
  • Queratosis seborreica. Es una lesión que suele presentar un color marrón o negro y un relieve muy similar al de las verrugas. Pueden causar picor e irritación. Se eliminan mediante láser de CO2.
  • Queratosis actínica. Es una lesión elevada y escamosa de color blanquecino, rosado o del mismo tono de la piel. Poseen un alto nivel de malignización. Se tratan mediante la Terapia Fotodinámica con luz LED azul o roja.
  • Carcinoma basocelular. Es un tipo de tumor maligno que suele aparecer en la cara. Puede presentarse en diferentes formas: lesión abultada, circular y brillante, de color rosado o parduzco, en forma de placas eritematosas, llagas, etc. La cirugía de Mohs es la técnica quirúrgica indicada en el tratamiento de este tipo de lesión.

¿Cómo se diagnostican las lesiones de la piel?

En Instituto Médico Láser de Madrid disponemos de diferentes herramientas para el diagnóstico de los distintos tipos de lesiones cutáneas. La no invasividad es su característica común. Las más destacadas son:

  • Dermatoscopio. Lente que amplifica la lesión y corrige la reflexión de la luz, con el fin de visualizar in vivo los patrones de las lesiones melanocíticas y no melanocíticas.
  • Microscopio Láser Confocal. Permite obtener, en tiempo real, imágenes de las distintas capas de la piel sin necesidad de practicar una biopsia.
  • Luz de Wood. Es un tipo de luz ultravioleta no visible para el ojo humano empleada principalmente en el diagnóstico de algunas lesiones pigmentarias.

Nuestros dermatólogos cuentan con amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de diferentes lesiones de la piel. Uno de nuestros especialistas en Dermatología estará encantado de realizar una valoración personalizada de su piel en una consulta informativa.

Le puede interesar ...

    Instituto médico láser

    Paseo General Martínez Campos, 33 28010 Madrid (España)
    WhatsApp: 637 504 871

    Horario

    Lunes a viernes de 9:30h a 21:00h
    Sábados de 10:00h a 15:30h*
    * Durante el mes de Agosto, el horario de los sábados es de 10:00h a 15:00h

    Consulta gratuita





    He leído y acepto la política de privacidad

    WordPress Video Lightbox Plugin