Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Rejuvenecimiento facial no quirúrgico (I)

Dra. Gema Pérez Sevilla. Especialista en Cirugía Máxilo Facial, Master Antiaging.

Dr. Javier Moreno Moraga. Director Médico de IML.

"El foto-envejecimiento cutáneo es el resultado de la exposición continuada a la luz ultravioleta junto con el paso de los años"

Clínicamente se traduce en la aparición de manchas, asperezas (queratosis), cambios de textura, arrugas y dilataciones capilares.

El paso del tiempo produce, además, la reabsorción de los tejidos de relleno de áreas faciales tales como pómulos, mejillas y arcada mentoniana lo que da lugar a un aspecto "demacrado" y hace que el paciente tenga la sensación de que la cara "se le cae".

Con la desaparición de los tejidos de relleno naturales de la cara, aparecen los primeros excedentes de piel, la piel pierde sus apoyos naturales en estructuras anatómicas profundas que "acolchaban" su aspecto y además de aparecer como sobrante está laxa y falta de tersura.

El fotoenvejecimiento cutáneo es el resultado de la exposición continuada a la luz ultravioleta junto con el paso de los años

El fotoenvejecimiento cutáneo es el resultado de la exposición
continuada a la luz ultravioleta junto con el paso de los años.

 

¿Desea más información? »

El conjunto de procedimientos encaminados a evitar estos efectos se engloban dentro de "El rejuvenecimiento facial", que debe plantearse clínicamente en 2 niveles:

1. Rescate de los procesos metabólicos que se deterioran con el envejecimiento:

  1. Bioestimulación.
  2. Fotoestimulación.
  3. Terapia celular mediante células madre, en fase de desarrollo.

2. Recuperación y corrección de los defectos, que ya han aparecido como huella indeleble del paso del tiempo. Estas técnicas pueden agruparse, según su nivel de actuación en los siguientes pasos:

  1. Tratamientos a nivel de la epidermis.
  2. Tratamientos a nivel de la dermis superficial.
  3. Tratamientos a nivel dermo-hipodérmico.

Bioestimulación

Mediante vitaminas y oligoelementos que estimulan el metabolismo del fibroblasto al mejorar el sustrato para la fabricación de colágeno. Estas sustancias se pueden infiltrar en la piel mediante mesoterapia facial, o también se pueden administrar por vía oral.

Pasados tres meses se evidencia un aumento del brillo, de tono, de tersura. Unos beneficios que se hacen más palpables cuando han pasado seis meses, ya que se necesita ese tiempo para que el organismo sintetice las nuevas proteínas regeneradoras.

Una de las principales ventajas que tiene este sistema es que se trata de un tratamiento totalmente personalizado, que se ajusta a los tejidos del individuo, ya que los factores de crecimiento al provenir de su propio organismo están exentos de rechazo o de alergias, y no poseen contraindicaciones. Otra de las garantías de este sistema es que es un tratamiento aplicable a cualquier tipo de persona que desee mejorar la calidad de su piel.

Por otra parte, la regeneración mediante plasma rico en factores de crecimiento es un fabuloso complemento para otros tratamientos contra el envejecimiento como los peelings faciales. Vaporizados en forma de aerosol, mejoran notablemente los resultados y acortan en tres veces el tiempo de recuperación post-peeling.

La regeneración mediante plasma rico en factores de crecimento es un fabuloso complemento a los peelings faciales

La regeneración mediante plasma rico en factores de crecimento
es un fabuloso complemento a los peelings faciales.

 

¿Le llamamos? »

Fotomodulación: la opción del láser

La Fotomodulación estimula las funciones cutáneas mediante la combinación de dos técnicas, en base al láser o al no láser (luz no coherente).

Al igual que los factores de crecimiento, la fotomodulación persigue estimular algunas funciones celulares; razón por la cual se utiliza en combinación con la bioestimulación, creando un ambiente de temperatura ideal para dinamizar la formación de colágeno, elastina y ácido hialurónico.

Una de las principales tareas de la fotomodulación es estimular los receptores mitocondriales de fibroblastos cutáneos, los receptores mitocondriales de células madre cutáneas y el flujo sanguíneo cutáneo mediante la vasodilatación y su consiguiente aumento de temperatura.

Los resultados son sorprendentes, sobre todo en pieles fotoenvejecidas, ya que permite a la epidermis recobrar su elasticidad y cerrar los poros. Además, se puede aplicar en el conjunto del rostro, escote o manos.

Esta técnica se realiza con emisores de luz no coherente de banda estrecha, destinada a cuidar distintas afecciones por sus tres tipos de emisiones lumínicas. Además de tratar el acné y las lesiones pre-malignas cuenta con una específica para el rejuvenecimiento cutáneo.

Se trata de una lámpara a la que el paciente se expone durante 10 ó 15 minutos. Además de para realizar la fotomodulación debido a su efecto de estimulación (sin aplicar el ácido), este equipo también está recomendado para la aplicación de la Terapia Fotodinámica. En este caso se necesita aplicar previamente un ácido fotosensibilizante para optimizar los resultados.

¿Desea conocer qué tratamientos de rejuvenecimiento son los más adecuados para usted? Pida una cita informativa gratuita en nuestra clínica de Madrid.

Solicitar consulta gratuita las condiciones. Cargando consulta