/uk/

Poros dilatados: cómo reducirlos

 
poros dilatados, tratamiento

Poros dilatados: cómo reducirlos

IML
27/09/2018

¿Cómo cerrar los poros dilatados? ¿Basta con aplicarse una limpieza facial? El Dr. Javier Pedraz y el Dr. Emiliano Grillo, dermatólogos expertos de Instituto Médico Láser, nos dan las claves para mejorar los poros agrandados.

¿Qué son los poros dilatados?

El poro es el orificio del folículo pilosebáceo en la epidermis, la capa más superficial de la piel. Tiene como función principal la secreción de los fluidos producidos por las glándulas sebáceas, indispensable para la lubricación de la superficie cutánea.

Cuando el diámetro de esta abertura es muy visible puede ocasionar un problema estético, por lo general sin importancia clínica, conocido como poros dilatados o poros abiertos.

Los poros dilatados suelen localizarse principalmente en la nariz, aunque también pueden ser muy evidentes en la piel de las mejillas y del mentón.

Poros dilatados: causas

El aumento del diámetro del poro puede responder a diferentes causas:

  • Herencia genética
  • Cambios hormonales
  • Envejecimiento
  • Patologías cutáneas como el acné
  • Exposición solar crónica

Otras causas como estilo de vida, hábitos de higiene, maquillaje o polución ambiental pueden influir en el aumento del tamaño del poro.

El factor hormonal y el del envejecimiento son los más comunes. La actividad hormonal influye en la producción de sebo. Cuando ésta es excesiva (hiperseborrea), el poro se obstruye y se engrosa.

Es frecuente que las pieles seborreicas presenten poros dilatados, así como en momentos de la vida del paciente en los que se producen cambios hormonales, como la pubertad o la menopausia. El aumento de la producción de sebo que suele ir ligada a estas etapas puede provocar la dilatación del poro.

La propia pérdida de elasticidad de la piel producida por el paso del tiempo es otra de las causas más frecuentes por las que puede aumentar el diámetro del poro.

Cómo cerrar los poros

Debido a que la función principal del poro es la liberación de fluidos, el poro no se puede cerrar completamente. Además, en la mayoría de los casos no es posible prevenir su dilatación, pero sí es posible mejorar su aspecto al reducir su calibre.

Mantener unos hábitos de higiene facial adecuados al tipo de piel de cada paciente puede evitar que empeore la apariencia del poro, aunque, por sí misma, la limpieza de la piel del rostro no garantiza la reducción del poro.

Para mejorar el aspecto de los poros abiertos, en IML recomendamos el tratamiento dermatológico, que consta de dos etapas:

  1. Diagnóstico
  2. Selección de técnicas específicas para tratar las causas de la apertura del poro

En el diagnóstico, el dermatólogo determina la causa de los poros abiertos. Este paso es fundamental para elegir el tratamiento más adecuado, ya que su objetivo puede ser doble:

  1. Regular la producción de sebo (pieles grasas)
  2. Estimular el colágeno para contraer la piel (pieles grasas con poro dilatado y pieles envejecidas)

De entre los tratamientos dermatológicos más habituales para tratar el poro abierto destacan:

  • Láser fraccional no ablativo 1540
  • Luz Pulsada Intensa (IPL)
  • Peeling químico
  • Láser de CO2
  • Retinoides (de aplicación tópica o en comprimidos, en función de la gravedad del caso)

Láser para tratar los poros abiertos

El láser fraccional no ablativo 1540 actúa reduciendo la producción de sebo y estimulando la actividad de los fibroblastos, células responsables de la producción de colágeno.

La energía de este tipo de láser se aplica directamente sobre la piel, creando diminutas columnas térmicas separadas unas de otras que se extienden desde la superficie de la piel hasta las capas profundas de la piel.

Tras el tratamiento, el paciente puede reanudar su actividad normal. Tan solo puede percibir un enrojecimiento que remite pasados dos o tres días. El paciente puede utilizar maquillaje o crema hidratante con color para disimular la rojez, por lo que le permite incorporarse inmediatamente a su actividad social y profesional.

El número de sesiones varía en función de las características de la piel de cada paciente, pero por lo general suele aplicarse una media de 4 sesiones, con un intervalo de un mes entre sesión y sesión.

Por su parte, el Láser de CO2 se aplica en casos de engrosamiento de piel y poros como la que cursa con el rinofima.

IPL es una fuente de luz no láser que también puede aplicarse con el objetivo de reducir el tamaño del poro.

El tipo de láser más adecuado para reducir los poros varía en función de las características individuales de la piel del paciente. En Instituto Médico Láser disponemos de todos los tipos de equipos médicos láser y no láser más avanzados, con el objetivo de ofrecer a cada paciente la herramienta terapéutica que mejor responda a sus necesidades específicas.

El tratamiento con láser puede combinarse con otras técnicas, como el peeling químico. Los retinoides, a su vez, están indicados en la regulación de la producción excesiva de sebo.

Uno de nuestros dermatólogos estará encantado de realizar un diagnóstico y de responder a todas sus preguntas sobre poros abiertos en una consulta informativa gratuita.

 

Le puede interesar ...

Instituto médico láser

Paseo General Martínez Campos, 33 28010 Madrid (España)
WhatsApp: 637 504 871

Horario

Lunes a viernes de 9:30h a 21:00h
Sábados de 10:00h a 15:30h*
* Durante el mes de Agosto, el horario de los sábados es de 10:00h a 15:00h

Consulta gratuita

WordPress Video Lightbox Plugin