Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Luz Roja contra el Fotoenvejecimiento

El deterioro de la piel se debe a dos factores:

  1. Cronoenvejecimiento: es un deterioro fisológicamente natural, fruto del paso de los años.
  2. Fotoenvejecimiento: es un deterioro fisiológicamente acelerado, producido por los rayos ultravioleta, que atacan al DNA celular, aceleran la oxidación celular y deterioran tanto el medio extracelular como el colágeno y la elastina. La piel lucha contra los radicales libres produciendo sus propios antioxidantes naturales, pero si la agresión solar supera la capacidad de recuperación de la piel, se produce el almacenamiento del daño actínico, que es acumulativo e irreversible. Los rayos ultravioleta hacen que la piel pierda su textura, reduzca su capacidad para retener agua, afine su superficie e incluso queda predispuesta a la generación de tumores cutáneos.

Luz roja contra el fotoenvejecimiento

Equipo de luz roja para el tratamiento de los signos de fotoenvejecimiento

 

Solicitar consulta gratuita »

IML dispone de equipamiento preciso para reparar las secuelas del fotoenvejecimiento, tanto si éstas son moderadas como graves:

  1. Daño actínico moderado: tratamiento con luz roja atérmica.
  2. Daño actínico severo y pieles maduras: tratamiento con luz roja + láser no ablativo fraccional 1540.

Es posible mejorar las secuelas del fotoenvejecimiento, con daño actínico de nivel medio, gracias a la Luz Roja, cuya longitud de onda es de 633Nm, una luz visible y fría de diodo que induce reacciones en:

  • Células: concretamente en su central energética: la mitocondria.
  • Fibroblastos: células que estimulan la síntesis de colágeno y elastina.
  • Fibromiocitos: células que promueven la alineación y el tono del colágeno.
  • Células madre: fuente de diferenciación del resto de las estirpes de células dérmicas.
  • Vasos sanguíneos: estimulando su neogeneración.
  • Tejidos: aumenta la oxigenación de la piel y disminuye la inflamación tisular.

Este conjunto de reacciones devuelve a las capas cutáneas la estructura propia de la juventud. La piel se retrae, recupera su elasticidad y disminuye el tamaño del poro, obteniendo una gran mejoría en las pieles fotoenvejecidas.

El tratamiento puede aplicarse en el conjunto del rostro, escote o manos. Por lo general, suelen ser necesarias 4 sesiones, realizando 2 por semana. Es indoloro y no deja marcas. El paciente puede incorporarse inmediatamente a su actividad habitual, aplicándose crema hidratante y protección solar.

Cuando el capital actínico se encuentra agotado y es necesario tratar la piel en profundidad, el mejor aliado de la Luz Roja es el Láser no ablativo fraccional 1540. Este tratamiento complementario ha sido diseñado por IML para pieles maduras o con daño actínico severo.

El láser no ablativo fraccional 1540 produce microcolumnas de calor que remodelan el colágeno

El láser no ablativo fraccional 1540 produce microcolumnas de calor que remodelan el colágeno

 

Solicitar Consulta Gratuita

El láser Infrarrojo Fraccional 1540 se diferencia de La Luz Roja en su efecto térmico, ya que emite energía en forma de microcolumnas de coagulación a razón de 470 haces por cada cm2, y alcanza hasta 1 milímetro de profundidad bajo la piel, de forma que la superficie queda intacta e inicia inmediatamente la recuperación de las áreas donde ha actuado el láser. El alto nivel de penetrabilidad de este láser alcanza la dermis profunda e induce tanto la regeneración del colágeno ya existente como la formación de nuevas fibras de colágeno.

Cada sesión tiene una duración aproximada de 40 minutos. Tras su aplicación puede producirse una discreta rojez que remite en unas horas. Es un tratamiento “lunch time” que no produce descamaciones visibles y que permite al paciente retomar su actividad profesional y social al finalizar la sesión. Cada sesión se aplica cada 3 ó 4 semanas y el tratamiento ideal es de 4 sesiones.

El Infrarrojo Fraccional 1540 es uno de los pocos tratamientos con láser que actúa en profundidad y con absoluta precisión y seguridad en áreas de dermis fina como escote, manos o brazos.

Ambos tratamientos son compatibles entre sí y pueden combinarse con otros para recuperar la piel tras el verano:

¿Tiene alguna duda sobre los tratamientos para mejorar las secuelas del fotoenvejecimiento? Solicite una consulta informativa gratuita con uno de nuestros Dermatólogos expertos de Madrid para que le puedan completar la información.

¿Desea más información? las condiciones. Cargando consulta