Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

La depilación láser en 10 preguntas

¿Cómo actúa un Láser de depilación?

Actúa por fototermólisis selectiva, eliminando el folículo piloso, sin afectar estructuras vecinas. El Láser trabaja mediante pulsos de luz que son absorbidos selectivamente por el cromóforo diana, que es la melanina presente en cada pelo.  Otros cromóforos de la piel son el agua y la hemoglobina. La energía lumínica absorbida por la melanina es transformada en  calor, que quema el folículo piloso y lo desnaturaliza.


¿Cuál es el mejor Láser para depilar?

Cada sistema tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Para elegir el adecuado hay que valorar el tipo de piel, el tipo de pelo y el área a depilar de cada paciente. El Instituto Médico Láser dispone de la plataforma de Láseres y de Luz Pulsada Intensa más completa de Europa, lo que le permite abarcar la mayoría de fototipos, alternando varios equipos en cada paciente para optimizar el tratamiento.


¿Cuáles son las limitaciones e inconvenientes del Láser?

Hay zonas, como el rostro, donde puede resultar no definitivo. Además, el Láser no depila el pelo canoso, no elimina el vello fino y claro, no se puede realizar en fototipos muy altos y está contraindicado en pieles bronceadas, en embarazadas y en pacientes tratados con isoteretinoína o fármacos fotosensibilizantes. Su empleo es complejo y por esta razón necesita de un aprendizaje y de una supervisión por personal médico.


¿Cuáles son sus principales ventajas?

Es un método rápido, cómodo y generalmente, bien tolerado, que permite  tratar zonas amplias y consigue una depilación duradera, en muchos casos definitiva. Resulta un método eficaz para tratar patologías relacionadas con el pelo como pseudofoliculitis, hirsutismos, depilación de injertos de piel, nevus de Becker, etc.


¿Qué equipos  se emplean en depilación?

Los más adecuados son los que poseen una longitud de onda entre 700 y 1.400 nm, por ser en este rango donde existe una mayor absorción de melanina y donde se produce una menor interferencia con otros pigmentos como la hemoglobina. Los Láseres más empleados son:

  • Láser de Rubí (694 nm): Indicado para fototipos claros, del I al III. Actualmente está en desuso.
  • Láser de Alejandrita (755 nm): Permite trabajar fototipos más oscuros, hasta el IV.
  • Láser de Diodo (800 nm): Sirve para trabajar fototipos oscuros como el V, preservando la epidermis.
  • Láser de Neodimio-Yag (1064 nm): Su longitud de onda es poco absorbida por los pigmentos, lo que permite tratar todo tipo de piel, aunque su eficacia es menor.
  • Luz Pulsada Intensa (590-1200 nm): Permite realizar muchas combinaciones según el tipo de piel y del pelo del paciente, siendo un sistema de especial utilidad para el vello facial.

¿Cuáles son las zonas más favorables al tratamiento?

Las axilas, ingles y piernas, donde se aprecia una disminución muy importante de la densidad del vello desde las primeras sesiones y se logra una eliminación definitiva del mismo. La depilación de barba, espalda y tórax del varón, también ofrece resultados muy satisfactorios, aunque precisa un mayor número de sesiones. El Láser puede depilar cualquier zona del cuerpo, exceptuando la parte interna de la ceja por la cercanía del globo ocular.


¿Qué factores hay que tener en cuenta?

  • Densidad de melanina del folículo piloso: A mayor concentración de ésta, mayor pigmentación de la matriz del pelo y mayor eficacia del Láser. Las canas no responden a este tratamiento.
  • Densidad de melanina en la piel: Cuanto más morena es la piel, mayor riesgo de efectos secundarios. Los fototipos más altos requieren el empleo de Láseres con mayor longitud de onda y con duración de pulso largo.
  • Grosor del pelo: A mayor grosor y mayor pigmentación, mayor absorción de energía y mejor depilación. El pelo fino absorbe menos energía y se depila peor.
  • Profundidad del folículo piloso: Es importante considerarla para emplear Láseres de mayor o menor penetración.
  • Fase de crecimiento: Se tiende a considerar que la fase anágena, cuando el pelo es de mayor grosor y más pigmentado, es la más adecuada para conseguir resultados óptimos.
  • Densidad folicular: A mayor población folicular, menos dosis de energía.
  • Edad, sexo: La presencia de andrógenos (hormonas masculinas) dificulta el tratamiento. Por eso los varones se depilan peor y requieren mayor número de sesiones. Las mujeres con alteraciones hormonales y las zonas corporales hormono-dependientes (areolas, línea alba, mentón) resultan más complejas de depilar.
  • Topografía: Existen zonas que responden mucho mejor que otras. Axilas, ingles y piernas son mucho más agradecidas que la zona facial. El rostro tiene una gran densidad de vello fino y su crecimiento está sujeto a las variaciones hormonales en la mujer durante periodos como la menopausia.

¿Produce algún tipo de molestia?

Durante la sesión es normal notar ciertas molestias en forma de quemazón, pinchazos o leve dolor. Una vez finalizada, se produce un pequeño eritema, que desaparece al día siguiente. Si el pelo es muy grueso, puede producirse un edema perifolicular, que es un enrojecimiento transitorio alrededor del pelo, y que indica la eficacia del tratamiento.

Unos días después se pueden observar puntos negros, que corresponden al pelo muerto, a punto de caer.  Si el paciente tiene facilidad para hacer hematomas, también los puede presentar en ocasiones tras la sesión. Como la depilación Láser es una forma de agresión al folículo piloso, pueden aparecer pústulas por infección del mismo (foliculitis). Este problema se resuelve con la aplicación de una crema antibiótica durante dos o tres días.


¿Cuántas sesiones son necesarias?

El número de sesiones necesarias depende de factores como el color del pelo, de la piel y de la zona a tratar; el sexo del paciente, su edad y su momento hormonal. El intervalo entre ellas al inicio, es de aproximadamente seis semanas para tratamientos faciales y de dos o tres meses para corporales, siendo el médico quien determine el espacio entre las sesiones sucesivas.

La duración de las sesiones varía desde los 10 min (labio superior), hasta varias horas para zonas amplias (piernas, espalda). Sirva de ejemplo la piel de las ingles en una mujer de 20 años, que ya ha activado todo el pelo latente. El número de folículos pilosos que están activados y que son destruibles por esta técnica, es el total de los que la paciente tiene en esta área. Es muy fácil que en 6 u 8 sesiones se elimine el 80% del vello, y que con dos o tres repasos anuales, se alcance la depilación completa.


¿Existe alguna incompatibilidad con el sol?

Tras la depilación con cualquier método, incluido el Láser, se produce una irritación que impide exponerse al sol hasta transcurridas 48 horas. La incompatibilidad del bronceado respecto al láser, tiene más que ver con la siguiente sesión, ya que la emisión lumínica será absorbida por la superficie de la piel y no por la matriz del pelo.

Si ocurre esto,  aparecen quemaduras superficiales por calentamiento de la superficie y no existe efecto depilatorio real porque la luz se ha absorbido por el color de la epidermis. Se puede tomar el sol y broncearse, pero entonces habrá que esperar al menos un mes para hacerse una nueva sesión de depilación.