Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Invierno, rojeces en la piel y tratamientos

Frío, viento y cambios bruscos de temperatura entre el exterior y el interior son factores que afectan a la piel durante el invierno. Durante esta estación nos protegemos e hidratamos menos que en el verano. El resultado: rojeces, pieles sensibles, venitas dilatadas y otras lesiones cutáneas.

Analizaremos en este post los daños que el invierno puede causar en nuestra piel, los tratamientos específicos para cada lesión y consejos para cuidarnos desde casa.

Cómo afecta el frío a la piel

La protección natural de la piel se ve alterada por las bajas temperaturas, produciendo los siguientes efectos:

  • Vasoconstricción. Con el frío se reduce el flujo sanguíneo para evitar perder calor a través de la piel, pero las células reciben menos oxígeno y nutrientes.
  • Vasodilatación. El efecto contrario al anterior. En ambientes caldeados, los vasos sanguíneos se dilatan para liberar el calor.
  • La suma de la vasoconstricción y vasodilatación repetidas y alternas da como resultado la lesión de los capilares, que se hacen visibles en forma de arañas vasculares o de couperosis.
  • Ralentización de la renovación celular. La vasoconstricción reduce la energía que las células necesitan para su proceso de renovación. La piel se muestra apagada.
  • Deshidratación. La secreción sebácea disminuye y la piel pierde elasticidad, produciendo descamaciones y tirantez.

El frío y el viento del invierno alteran la protección natural de la piel

El frío y el viento del invierno alteran la protección natural de la piel

 

Solicitar consulta gratuita »

Las lesiones que el frío provoca en la piel y su tratamiento

Telangiectasias

  • Qué son: Dilataciones de los vasos capilares cercanos a la superficie de la piel. Presentan un color rojizo o violeta. Se distribuyen de forma lineal o en forma de araña (spiders).
  • Tratamiento en IML: Láser dual KTP / Neodimio-Yag.

Cuperosis

  • Qué es: Concentración de vasos capilares dilatados (telangiectasias) de pequeño calibre, muy reactivos a los cambios de temperatura.  
  • Tratamiento en IML: Láser dual KTP / Neodimio-Yag.

Acné Rosácea

  • Qué es: Proceso inflamatorio que cursa con enrojecimiento y pústulas. Es una variante de las manifiestaciones del acné.
  • Tratamiento en IML: Antibiótico. Sin embargo, si éste se descarta, en IML se aplica el láser de colorante pulsado.

Dermatitis atópica o seborreica

  • Qué es: Inflamación y enrojecimiento de la piel que puede cursar con ampollas, piel seca e irritación.
  • Tratamiento en IML: Farmacológico y aplicación tópica de cremas con corticoides, pautadas bajo estricto control médico.

Dermatitis seborreica

  • Qué es: Proceso inflamatorio en el que la piel presenta escamas o costras blanquecinas, principalmente en el cuero cabelludo.
  • Tratamiento en IML: Para controlar este tipo de dermatitis, nuestros dermatólogos pueden recomendar lociones a base de corticoides, ácido salicílico o zinc. 

La dermatitis seborreica cursa con escamas blanquecinas

La dermatitis seborreica cursa con escamas blanquecinas en el cuero cabelludo

 

Solicitar Consulta Gratuita

Consejos para cuidar la piel en invierno

La piel sensible y con tendencia a enrojecerse necesita mucha más atención y cuidados:

Alimentación

  • Consumir alimentos ricos en vitamina C, que ayuda a proteger la piel.
  • Evitar las bebidas alcohólicas, las especias y los picantes.

Limpieza

  • Emplear jabones muy suaves, leches limpiadoras o aguas hidratantes para limpiar la piel.

Hidratación

  • Aumentar el uso de cremas ricas en sustancias hidratantes, como caléndula, zantoxilum, aceite de almendra o aloe vera, entre otros.

Protección solar

  • La radiación solar está presente todos los días del año. Es necesario proteger la piel del sol tanto en verano como en invierno.

Evitar

  • Cremas con ácidos frutales (alfahidroxiácidos).
  • Cremas con retinol o cualquier otra sustancia exfoliante.
  • Cambios bruscos de temperatura.

Si desea conocer cuál es el tratamiento cutáneo más adecuado para usted, puede solicitar una consulta informativa gratuita con uno de nuestros Dermatólogos de IML en Madrid.

¿Le llamamos? las condiciones. Cargando consulta

Fecha de Creación Publicado el día Martes 12 de Febrero del 2013