Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Dieta proteinada: tratamiento dietético de la obesidad

El núcleo de todos los programas de adelgazamiento es la prescripción de la dieta.

El primer objetivo de la dieta es reducir la ingesta calórica total diaria. Se puede realizar de dos formas: mediante dieta hipocalórica equilibrada o mediante dieta de muy bajo aporte calórico.

El primer objetivo de la dieta es reducir el consumo diario de calorías

El primer objetivo de la dieta es reducir el consumo diario de calorías

 

Solicitar consulta gratuita »

1. Dieta hipocalórica equilibrada

Consiste en una pérdida muy gradual de peso, encaminada al objetivo de reducción del 10% del peso inicial. Las dietas hipocalóricas equilibradas también se denominan dietas de bajo aporte calórico o low calorie diets (LCD, en inglés). La velocidad de adelgazamiento obtenida es de 0,5 a 1 kg por semana.

La cantidad de calorías suministrada es menor a los requerimientos personales (reducción calórica de un 50-80%, lo que supone entre 1000-1500 kcal/día), pero no su distribución, que sigue el equilibrio “estándar-establecido” supuesto para la alimentación normocalórica: 50-60% en forma de hidratos de carbono preferentemente complejos (mínimo de 150 g/día), 20-30% de grasa (con reducción de grasa saturada), y un 15-20% de proteínas (ingesta mínima de 0.8 g de proteína/kg peso ideal/día), incluyendo un aporte de fibra de 20-30 g. Puede requerir el aporte de suplementos.

2. Dieta de muy bajo aporte calórico (VLCD)

La Dieta Proteinada pertenece a este grupo. Se produce una pérdida intensa y relativamente rápida de peso. Se denominan también very low calorie diets (VLCD, del inglés). Una VLCD típica proporciona menos de 800 kcal/día, lo que representa una pérdida ponderal de 1.5-2.5 kg/semana.

Deben incluir un mínimo de 0.8-1.5 g de proteínas de alto valor biológico, mientras el resto de nutrientes es variable según el subtipo de dieta (cetogénica/no cetogénica). Deben cumplir unos requisitos que serán objeto de explicación amplia más adelante, y seguirse bajo estricta supervisión médica.

Solicitar Consulta Gratuita

3. Dieta Proteinada: Una variedad de VLCD

El uso de las dietas convencionales, basadas en recuento de calorías y equilibrio de nutrientes, muchas veces cuentan con numerosas dificultades de implementación a medio y largo plazo, y esto condiciona  su baja o moderada eficacia final. En muchas ocasiones provocan pérdida de masa magra, hambre, monotonía, dificultad relativa en la preparación, etc. En definitiva, fatiga física y psíquica que condicionan una poca motivación y abandono de la misma en poco tiempo, con escaso o nulo resultado.

En la actualidad, el uso de las llamadas dietas de muy bajo aporte calórico (en inglés very low calorie diets o VLCD) como la dieta proteinada, puede ser una aproximación inicial efectiva para los pacientes con sobrepeso y obesidad.

National Task Force on the Prevention and Treatment of Obesity de Estados Unidos en 1993 concluyó que “Las VLDL actuales son generalmente seguras cuando se usan bajo supervisión médica apropiada en individuos obesos y son usualmente efectivas al promover una pérdida de peso significativa a corto plazo, con mejoría concomitante de las condiciones asociadas a la obesidad”.

La dieta proteinada es segura bajo supervisión médica

La dieta proteinada es segura bajo supervisión médica

 

¿Desea más información? »

Características de la dieta proteinada

La dieta proteinada es una variedad específica de VLCD que tiene unas características diferenciables del resto de VLDL (equilibradas) o de otras dietas normocalóricas, cetogénicas e hiperproteicas (como la Dukan, Atkins o Montignac).

  • Es una dieta con muy alta restricción calórica: La dieta proteinada usualmente aporta entre 400-800 kcal/día.

  • De tipo cetogénico (formación de cuerpos cetónicos a partir del metabolismo de las grasas de depósito).

    Se aportan cantidades muy reducidas de carbohidratos absorbibles (usualmente sin superar los 30 g/día en mujeres o 50 g/día en hombres), en forma de verduras de muy baja carga glicémica (carga glicémica: nivel de elevación de la glucosa plasmática de un alimento en relación con la cantidad de glúcidos que aporta una ración del mismo alimento) y ricas en fibra (al menos 20g de fibra al día).

    Este nivel máximo de glúcidos absorbibles provoca una cetosis moderada y contribuyen al ahorro de proteínas.

  • Normoproteica: aporte proteico necesario para establecer un equilibrio nitrogenado en una situación catabólica inducida, estableciendo la ingesta en 0.8-1.5 g día/peso ideal/día de proteínas de muy alto valor biológico y conteniendo todos los aminoácidos esenciales (en forma de productos proteicos elaborados de forma específica y/o proteínas de origen vegetal o animal especialmente seleccionados), aceptándose una cantidad mínima de 50g de proteínas de alta calidad/día.

    Estas cantidades de proteínas se requieren para maximizar la preservación de la masa magra corporal.

  • Hipolipídica: el consumo de grasa total se limita a 7-10 g de aceite vegetal al día (en España en forma de aceite de oliva extra virgen), para evitar la colelitiasis.

    Además debe asegurar no menos de 3 g de ácido linoléico y 0.5 g de ácido linolénico al día, si la dieta supera las 12 semanas (aunque los requerimientos de linolénico pueden quedar suplidos por las reservas de tejido adiposo).

  • Agua, vitaminas y minerales: es una dieta carencial en contenido de minerales y vitaminas por sí misma. Sin embargo se logra el equilibrio a través de una personalizada reposición y suplemento, modificable en función de las características personales y progresiva evolución del paciente.

    Es imprescindible el aporte de vitaminas y minerales para cubrir las necesidades recomendadas por la OMS, con especial importancia en el suplemento de sodio, potasio, magnesio y calcio, además de una alta hidratación. Las necesidades mínimas de 2‐3 g. de sodio (5‐7.5 g. de cloruro sódico) y 2-2.5 g. de potasio son de obligado suplemento; para el magnesio y el calcio se establecen unas necesidades mínimas diarias de 350 mg, y de 1-1.5g respectivamente.

  • Debido a todas estas consideraciones, la dieta proteinada debe realizarse bajo estricto control médico (clínico y analítico) y sobre pacientes seleccionados.

¿Quieres saber si la dieta proteinada es la más adecuada para usted? Solicite ahora una consulta informativa gratuita en nuestra clínica de Madrid.

¿Desea más información? las condiciones. Cargando consulta

Fecha de Creación Publicado el día Martes 8 de Mayo del 2012