Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Corsé cervical para rejuvenecer el cuello

El corsé cervical es una técnica mínimamente invasiva para el rejuvenecimiento del cuello, ya que tensa la piel y perfila el mentón.

El corsé cervical es una técnica disponible en IML (Madrid) para estirar el cuello

El corsé cervical es una técnica disponible en IML (Madrid) para rejuvenecer el cuello

 Solicitar Consulta Gratuita

¿Cómo se forma el cuello de gallo o bandas platismales?

En el cuello se localiza el platisma, un músculo fino que comienza en la fascia de la región pectoral y termina en la mandíbula. Con la edad, el platisma se debilita, separándose en dos a la altura de la yugular, lo que crea unas bandas platismales con forma de cuerdas que dan lugar al cuello de gallo o cuello de pavo, por su semejanza con los colgajos que presentan bajo el pico.

Corsé cervical para corregir las bandas platismales

El corsé cervical está indicado para corregir las bandas platismales en grados leves o moderados de envejecimiento.

La técnica del corsé cervical tiene como objetivo unir y tensar el músculo platisma y colocarlo de nuevo en su posición original.

Este procedimiento se realiza bajo anestesia local y suele tener una duración inferior a los 30 minutos.

A través de unas incisiones mínimas, de 1 cm bajo el mentón y de 2 cm detrás de las orejas, se introducen unas suturas de retención que unen ambos lados del platisma, así como el tejido superficial que esté caído, y se recolocan en el lado contralateral del cuello, anclándolo por último detrás de la oreja. El anclaje es muy estable y tensa el cuello, de forma que se restablece el ángulo entre el extremo inferior de la cara y el cuello.

El resultado es muy natural, ya que el corsé cervical no se limita a estirar la piel del cuello, sino que se reposicionan sus estructuras musculares y tisulares.

Tiene una duración de entre 2 y 3 años y puede volver a aplicarse transcurrido este tiempo.

¿Desea conocer qué técnica para rejuvenecer el cuello es la más adecuada para usted? Solicite ahora una consulta informativa con uno de nuestros cirujanos expertos:

Solicitar consulta gratuita las condiciones. Cargando consulta