Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Corregir los signos de la edad: 4 técnicas mínimamente invasivas

Instituto Médico Láser de Madrid presenta 4 técnicas mínimamente invasivas para corregir los signos de la edad de grado moderado que deforman las facciones. Una alternativa a la cirugía estética para elevar las cejas, reposicionar el pómulo, eliminar las cuerdas cervicales o definir el mentón, con resultados muy naturales y recuperación breve.

1. Cómo elevar las cejas caídas

Con el paso del tiempo y el efecto de la gravedad, las cejas pierden su posición original y descienden, por lo que se acumula más piel en el párpado superior y la mirada adquiere un aspecto envejecido y cansado.

La técnica RES es una intervención muy poco invasiva que reposiciona las cejas caídas bajo anestesia local, sin ingreso hospitalario.

Se realizan tres pequeñas incisiones, todas ocultas tras el cuero cabelludo, por lo que no dejan cicatrices:

  • Una incisión central, sobre la frente
  • Dos incisiones oblicuas, sobre la cola de cada ceja
Cómo levantar las cejas caídas
La Técnica RES consigue levantar las cejas caídas

¿Desea más información? »
 

A través de estos abordajes, mediante instrumental endoscópico y agujas muy finas, accedemos al músculo para despegarlo, con lo cual eliminamos la memoria de las arrugas de expresión. Después tensamos el músculo para reposicionarlo y por último suturamos las incisiones.

El resultado es un elevamiento final de las cejas de 0,5 cm a 0,8 cm que rejuvenece y refresca la mirada.

Tras la intervención, el paciente regresa a su domicilio y puede incorporarse a la vida social rápidamente, ya que la inflamación es mínima.

Los puntos se retiran transcurridos 7 días desde la intervención.

La técnica RES tiene beneficios secundarios, como son la mejora de las arrugas del entrecejo y de la frente. Además, los resultados son estables y tras varios años, la técnica puede repetirse.

2. Cómo levantar los pómulos caídos

Tradicionalmente, la zona central del rostro se recolocaba mediante lifting o estiramiento lateral, con el posterior efecto de “cara de velocidad”.

IML propone Tensorflash, una técnica mínimamente invasiva que repone los pómulos caídos verticalmente, al tiempo que mejora el surco nasogeniano y elimina la doble ojera.

Tensorflash es una intervención ambulatoria de entre 60 y 90 minutos de duración y se realiza bajo anestesia local.

Se realiza una incisión con láser en la conjuntiva, en el interior del párpado inferior, por lo que no quedan cicatrices visibles. A través de esta incisión se introducen unas suturas que recogen los tejidos descendidos desde los laterales y desde el centro del pómulo. Una vez el tejido del pómulo está sujeto a las suturas, se eleva y se ancla al periostio del hueso temporal con 3 ó 4 puntos de sujeción en el lateral de la cuenca y un punto en el centro inferior de la misma. El periostio es una membrana muy resistente que cubre el hueso.

Tensorflash para elevar los pómulos caídos

Tensorflash para elevar los pómulos caídos

 

Solicitar Consulta Gratuita

Las ventajas de la elevación vertical de Tensorflash son sus resultados, rápidos y duraderos, y el mínimo traumatismo, ya que el láser evita el sangrado y limita el edema.

El postoperatorio es breve, entre 5 días y 1 semana.

En algunos casos es necesario realizar una incisión adyacente de 1 cm en la pata de gallo, que pasa desapercibida por mimetizarse con las arrugas. Se practica para permitir el paso de la sutura en casos de flacidez severa en el tercio medio facial.

3 Cómo estirar la piel del cuello

Además de las arrugas y el aspecto apergaminado de la piel, con el paso de los años en el cuello se produce otro importante signo de envejecimiento: las bandas platismales o cuerdas cervicales.

El platisma es un músculo del cuello con origen en la zona inferior del rostro y que recorre todo el cuello hasta la clavícula. Con la edad, este músculo desciende y es visible a través de la piel, en forma de dos bandas verticales que reciben el nombre de “cuello de gallo”, ya que se asemeja a los colgajos del gallo bajo el pico.

La técnica se denomina Corsé Cervical, tiene una duración inferior a 30 minutos y se realiza bajo anestesia local.

Consiste en deslizar unas suturas de retención desde una incisión de 1 cm que se realiza bajo el mentón, hasta otra de 2 cm que se practica detrás de las orejas. A través de un pasa-suturas que se introduce bajo la barbilla, se engancha el músculo platisma y el tejido superficial de uno de los lados para tensarlo hacia la oreja contraria. Detrás de la oreja se realiza un anclaje muy estable sobre el periostio del hueso mastoides.

Corregir las bandas platismales

La técnica de corsé cervical corrige las bandas platismales

 

Solicitar consulta gratuita »

Tras la intervención se coloca un vendaje compresivo para limitar la hinchazón. Este vendaje es necesario sólo durante unas horas.

El Corsé Cervical consigue un doble resultado:

  1. Eliminar las bandas platismales, que dejan de marcarse bajo la piel
  2. Redefinir el mentón. La barbilla queda perfilada y sin piel colgante.

El resultado es estable y tiene una duración de entre 2 y 3 años. Pasado este tiempo, la técnica puede repetirse.

4. Cómo tensar el mentón

IML propone una alternativa al lifting convencional del tercio inferior facial: Lift Express, una técnica que reconstruye y tensa la “faja” que sujeta los músculos anclándoloso a estructuras faciales del hueso occipital. La tracción de este tejido, denominado SMAS, consiste en repartir la tensión de forma tan homogénea que resulta imperceptible.

Se realiza una incisión alrededor del lóbulo de la oreja. Despegamos 2 ó 3 cm de piel. Aislamos el SMAS y lo anclamos a la membrana o fascia del hueso occipital. Al reposicionar esta estructura, la piel recupera su forma y se elimina el excedente sin ejercer tensión, por lo que el resultado es muy natural y las cicatrices permanecen invisibles.

La técnica se realiza bajo anestesia local y tiene una duración de entre 40 y 50 minutos. La recuperación es muy rápida y permite al paciente retomar su actividad social y profesional en muy pocos días.

¿Desea conocer qué técnica Mínimamente Invasiva es la más adecuada para usted? Puede solicitar una consulta informativa gratuita con uno de nuestros cirujanos expertos.

¿Le llamamos? las condiciones. Cargando consulta

Otros artículos que pueden interesarle:

9 técnicas faciales mínimamente invasivas 

Blefaroláser: Blefaroplastia con láser  

Técnica RES para elevación de cejas