/uk/

Cicatrices por quemadura

Un accidente por quemadura puede ocasionar un alto impacto emocional, tanto por las molestias que provoca la primera fase de abordaje quirúrgico como por las cicatrices. Éstas, además del componente estético, actúan como un recordatorio constante del accidente.

Instituto Médico Láser de Madrid ofrece a sus pacientes el Capítulo de Tratamiento de Cicatrices por Quemadura, una subespecialización dentro de la Unidad de Dermatología de IML que estudia la mejora de estas lesiones mediante la tecnología láser más avanzada.

Cómo son las cicatrices por quemadura

Las cicatrices por quemadura son lesiones fruto de un accidente que puede afectar a las distintas capas cutáneas:

  • Quemaduras de primer grado: producen lesiones en la epidermis, la capa más superficial.
  • Quemaduras de segundo grado: el daño llega hasta la dermis, la capa intermedia.
  • Quemaduras de tercer grado: alcanzan la hipodermis, la capa más profunda de la piel.

La mayoría de este tipo de accidentes se producen por quemaduras en el ámbito doméstico, la mayoría de ellas con aceite o agua hirviendo o por el uso de electrodoméstico como la plancha, aunque también hemos tratado quemaduras por deflagraciones en minas, por ácido sulfúrico en operarios de limpieza y fontaneros o por explosiones de gas.

Las cicatrices por quemadura suelen presentar relieve. Producen sensación de tirantez y en ocasiones pueden limitar la funcionalidad de movimientos. Por ejemplo, cuando se producen en el cuello pueden limitar la flexoextensión de éste, así como su rotación.

cicatrices por quemadura

Tratamiento de cicatrices por quemadura

Este tipo de cicatriz puede tratarse mediante diferentes técnicas, desde la infiltración de corticoides hasta la extirpación quirúrgica, pasando por el tratamiento con distintos tipos de láser.

El tratamiento óptimo es el que mejor se adapta a las características de cada cicatriz, es decir, a su extensión, localización o grado de evolución, entre otras.

En IML, la elección de una u otra técnica es totalmente individualizada, ya que el dermatólogo valora las necesidades específicas de cada paciente, así como sus preferencias. Para ofrecer el mejor tratamiento personalizado, nuestros dermatólogos cuentan con la experiencia que proporcionan la práctica y la formación continua, así como con la plataforma tecnológica láser más completa de España.

Láser CO2 para el tratamiento de cicatrices por quemaduras

Fruto de la labor de investigación de nuestra Unidad de Dermatología sobre el tratamiento de las cicatrices por quemaduras, hoy por hoy podemos afirmar que el láser fraccional ablativo de CO2 ofrece resultados satisfactorios en cuanto la remodelación de la piel lesionada, la recuperación de parte de la flexibilidad y la mejoría estética de la cicatriz.

El principal factor que interviene en la mejora de las cicatrices por quemaduras es el reordenamiento y la nueva producción de colágeno, dos de los objetivos del tratamiento con Láser fraccionado ablativo de CO2.

En nuestra clínica de Madrid disponemos de equipos láser CO2 avanzados que permiten ajustar diferentes patrones de tratamiento, con el fin de ajustar al máximo el procedimiento a las necesidades específicas de cada paciente.

Láser CO2 fraccionado para cicatrices por quemadura

Cómo funciona el Láser CO2

Las moléculas de agua presentes en la dermis absorben la energía del láser CO2, que se aplica mediante haces microscópicos de luz separados unos de otros. La fototermólisis o efecto térmico del láser estimula la producción de nuevo colágeno y la reestructuración de las fibras elásticas ya presentes, lo que influye en la remodelación del tejido y en la flexibilidad de la piel.

Nuestros dermatólogos han observado que la administración transepidérmica de determinados principios activos, como el ácido retinoico, puede mejorar el resultado de las cicatrices por quemaduras, ya que este tipo de sustancia activa participa en el proceso de formación de colágeno.

Para mejorar las cicatrices por quemadura suelen ser necesarias varias sesiones que se aplican espaciadas unas de otras con un intervalo de aproximadamente 4 ó 6 semanas.

La sesión suele tener una duración inferior a los 30 minutos, aunque varía en función de la extensión de la lesión. Tras la sesión, la zona tratada puede presentar enrojecimiento o inflamación que remite en los siguientes días.

El paciente puede retomar su actividad habitual inmediatamente después de la sesión y se recomienda seguir todas y cada una de las pautas indicadas por el dermatólogo, como la protección solar o el cuidado doméstico de las cicatrices tras la sesión.

El resultado del tratamiento con el Láser de CO2 puede mejorar diferentes factores de la cicatriz por quemadura, como su color, su relieve, la flexibilidad de la piel o su apariencia estética general.

 

Consulta gratuita





He leído y acepto la política de privacidad

WordPress Video Lightbox Plugin