/uk/

La Celulitis

¿Qué es la celulitis?

El término celulitis sólo tiene en cuenta el componente inflamatorio del tejido subcutáneo y el tejido adiposo. Sin embargo, este nombre ha sobrevivido a otros posteriores, mucho más descriptivos y explícitos. En la actualidad la celulitis se define como una dermopaniculosis vasculopática, ya que en su cascada fisiopatológica se ven afectados diferentes elementos:

  • Piel
  • Tejido celular subcutáneo
  • Estructuras vasculares

Mantendremos, sin embargo, el término celulitis, ya que es el más popularmente conocido.

La celulitis afecta a la piel, al tejido celular subcutáneo y a las estructuras vasculares

La celulitis afecta a la piel, al tejido celular subcutáneo y a las estructuras vasculares.

La celulitis no supone ningún serio riesgo para la salud. Sin embargo, afecta a la casi totalidad de la población femenina (más del 90%), debido a que está asociada a la presencia de estrógenos y puede provocar efectos negativos en la autoestima de la mujer.

¿Cómo se produce la celulitis?

La celulitis se produce por la confluencia de distintos factores en cascada cuyas sinergias confieren a la piel el aspecto de piel de naranja o relieve capitoné. No existe un acuerdo absoluto sobre cuál es el mecanismo desencadenante para la aparición de la celulitis, pero al parecer muchos autores están de acuerdo en que en sus inicios se produce una afectación de la microcirculación de la zona:

  • Desde la pubertad, la actividad estrogénica provoca un incremento de la permeabilidad capilar, por lo que el plasma sale de los vasos sanguíneos y se deposita en el tejido conjuntivo.
  • El plasma acumulado fuera de los vasos altera los adipocitos o células grasas, que incrementan gradualmente su volumen.
  • El incremento del tamaño de los adipocitos y el líquido intersticial acumulado (edema) provoca una alteración del metabolismo de los fibroblastos, que confieren rigidez al colágeno de los septos fibrosos o departamentos donde se almacena la grasa.
  • Cuando los adipocitos aumentan de tamaño protruyen hacia afuera, mientras que los septos fibrosos los traccionan hacia adentro, provocando los hoyuelos característicos de la celulitis.

La celulitis edematosa presenta irregularidades en la piel al pellizcar la zona con los dedos

La celulitis edematosa presenta irregularidades en la piel al pellizcar la zona con los dedos

Tipos de celulitis

A medida que la celulitis se cronifica, aparecen las distintas fases o tipos de celulitis:

Celulitis edematosa

El primer grado de la celulitis se distingue al presentar piel de naranja u hoyuelos al pinzar con los dedos o al contraer los músculos. Las piernas presentan edema o retención de líquidos, fruto de los problemas circulatorios.

Celulitis blanda

En la segunda etapa de la celulitis. Las irregularidades en la piel son visibles sin pinzamiento. La piel presenta depresiones y abultamientos en posición acostada.

Además de los micronódulos, la zona presenta una temperatura menor que el resto del cuerpo.

Celulitis fibrosa o celulitis dura

La celulitis fibrosa o celulitis dura presenta un relieve capitóné muy marcado, con o sin movimiento y en cualquier posición, con macronódulos y una notable diferencia de temperatura en la celulitis que en el resto del cuerpo. Puede ser dolorosa al tacto y a la presión.

El tratamiento de la celulitis debe tener en cuenta el tipo de celulitis y sus problemas asociados, como pueden ser la flacidez o la grasa localizada.

Si desea conocer cuáles son los tratamientos corporales que mejor se ajustan a su tipo de celulitis, solicite una cita informativa gratuita con uno de los médicos expertos de Instituto Médico Láser en Madrid.

Consulta gratuita





He leído y acepto la política de privacidad

Please leave this field empty.

WordPress Video Lightbox Plugin