Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

El sistema del balón intragástrico

¿Qué es el sistema del balón intragástrico?

El sistema del balón intragástrico (BIG) es un balón de silicona, suave y expansible, que el médico especialista en aparato digestivo introduce desinflado y a través de la boca, en el estómago, por medio de una endoscopia bajo sedación.

Uno de nuestros  médicos de la Unidad de Endocrinología y Nutrición le indicara el método  más adecuado para perder peso. Pida una consulta informativa gratuita en nuestra clínica estética.

El balón intragástrico ocupa parcialmente el estómago, produciendo sensación de saciedad

El balón intragástrico ocupa parcialmente el estómago, produciendo sensación de saciedad.

 

¿Le llamamos? »

¿Cómo funciona el sistema del balón intragástrico?

El balón ocupa parcialmente el estómago y los pacientes tienen la sensación de estar "llenos", es decir, aumenta la sensación de saciedad.

El sistema de BIG está diseñado para facilitar el cumplimiento de una dieta supervisada y un programa de modificación de la conducta alimentaria.

El balón se introduce en el estómago a través de la boca sin necesidad de cirugía.

El médico, endoscopista y especialista en aparato digestivo, realiza un examen inicial del estómago con una cámara de televisión o gastroscopio y si no observa ninguna anormalidad procede a la colocación del balón a través de la boca y el esófago hasta llegar al estómago.

Una vez en el estómago se llena con una solución salina estéril, de tal manera que el balón será ya demasiado grande para pasar al intestino y flotara libremente dentro del estómago.

El tiempo invertido en colocar el balón varía, pero habitualmente es entre 20 y 30 minutos. Tras este tiempo el médico constatará que el dispositivo está bien colocado, permitiendo al paciente regresar a casa al cabo de unas horas.

Por consenso entre los fabricantes y los especialistas el balón deberá permanecer un máximo de 6 meses en el estómago, tiempo tras el cual será retirado.

La retirada del balón será de la misma manera en que fue colocado, es decir, a través del esófago y la boca por un médico especialista en aparato digestivo, por medio de gastroscopia.

¿Quién puede beneficiarse del balón intragástrico?

El sistema del BIG tiene por finalidad ayudar a perder peso a las personas que estén por encima de su peso ideal por lo menos un 40%, o lo que en un adulto estándar puede suponer a partir de 20 - 25 kilos de sobrepeso.

Además el sistema BIG puede ser particularmente útil para gente considerada demasiado obesa o con riesgos mayores para intervenciones quirúrgicas serias. El uso de este sistema para perder peso antes de una operación puede reducir los riesgos asociados a la misma.

Solicitar Consulta Gratuita

Efectos provocados por el balón intragástrico

¿Por qué perderá peso?

Es importante comprender que el sistema del balón intragástrico es un dispositivo que ayuda a perder peso al disminuir la ingesta diaria de alimentos por provocar una sensación de saciedad, es decir, una sensación de estómago lleno.

Por tanto, debe usarse junto con una dieta supervisada médicamente y un programa de modificación del comportamiento alimentario.

Por ende, la pérdida de peso dependerá de la observación estricta de la dieta a lo cual ayudará la disminución de apetito provocada por el estímulo de saciedad inducido por el balón dentro del estómago.

¿Cuánto peso perderé?

El ritmo adecuado para perder peso en cualquier tratamiento para la obesidad debería girar en torno a 1 Kg. a la semana. La pérdida de peso dependerá de factores como el tiempo en que permanezca el balón dentro del estómago (máximo 6 meses) y el ritmo de pérdida de peso de cada paciente.

Existe la posibilidad de que usted pierda poco peso o no pierda peso en absoluto mientras porta el balón, al igual que existe la posibilidad de que se pierda peso de una forma incontrolable o perjudicial para su salud. No olvide hablar con su médico a cerca de estas posibilidades.

¿Volverá a ganar peso después de la extracción del balón intragástrico?

Usted tendrá mayores posibilidades de mantener la pérdida de peso después de la extracción del balón si mantiene los hábitos adquiridos en su dieta y comportamiento alimentario, durante el uso del balón.

Si se mantienen los hábitos adquiridos en la dieta, hay mayor posibilidad de mantener la pérdida de peso tras la extracción del balón

Si se mantienen los hábitos adquiridos en la dieta, hay mayor posibilidad
de mantener la pérdida de peso tras la extracción del balón.

 

¿Desea más información? »

¿Qué efectos desagradables pueden sentirse con el sistema del balón intragástrico?

Es muy probable que la presencia del balón dentro del estómago produzca nauseas o vómitos durante algunos días después de su colocación. El equipo médico puede prescribir medicamentos para aliviar estos efectos potenciales.

Riesgos asociados al uso del sistema del BIG

Como en todos los procedimientos médicos existe el riesgo de reacciones imprevistas, desconocidas y adversas a los medicamentos utilizados y a la clase de procedimientos implicados. Esto puede variar según las personas.

El balón intragástrico está fabricado con una silicona especial, ácido-resistente. Si el balón se desinflara antes de su momento programado, el colorante que lleva en su interior, provocaría un cambio en la coloración de la orina.

En caso de tal improbable situación, el balón desinflado es suficientemente pequeño para que pase por los intestinos y salga del cuerpo naturalmente. Existe algún caso descrito en el que el balón tuvo que ser quitado quirúrgicamente. Si usted sospechara que el balón se ha deshinchado, debe notificarlo inmediatamente al equipo médico.

Como en otros procedimientos gástricos existe el riesgo de que se produzcan lesiones en las paredes, ya sea por contacto directo con los instrumentos utilizados para la colocación del balón, como por el mismo, o por la producción excesiva de ácido por la pared gástrica. Posibles consecuencias de esto, son la formación de úlceras, hemorragias, dolores o perforaciones. Tales complicaciones pueden exigir la intervención médica o quirúrgica.

Naturalmente, su médico es la persona indicada con quien discutir todas sus preguntas, para que usted evalúe los beneficios y riesgos de este sistema.

¡Pide tu cita! Primera Consulta Gratuita En IML le atenderá un médico especialista en su tratamiento desde la primera consulta.

La obesidad

Según la Organización Mundial de la Salud, más de 1.000 millones de personas de todo el mundo padecen sobrepeso y, de estos, al menos 300 millones son obesos. Además, un estudio reciente ha demostrado que la obesidad causa más efectos perjudiciales en la salud que el tabaco o los problemas con el alcohol. El incremento de las afecciones crónicas ocasionadas por la obesidad es similar al provocado por un envejecimiento de 20 años.

La obesidad suele abordarse desde los puntos de vista de la endocrinología o la cirugía, con tratamientos nutricionales y farmacológicos en el primer caso o a través de intervenciones quirúrgicas en el segundo, pero existen otras posibilidades. Una técnica que se está extendiendo y que ofrece excelentes resultados es la implantación sin cirugía del balón intragástrico, por la boca, a través de una endoscopia.

Según el Dr. Gontrand López-Nava, médico especialista en aparato digestivo, y jefe del Servicio de Digestivo y Endoscopia del Hospital San Rafael de Madrid, el balón intragástrico es un dispositivo de silicona que ocupa parcialmente el estómago y provoca en el paciente la sensación de saciedad; su introducción se realiza sin cirugía, en no más de 30 minutos, permitiendo al paciente regresar a su domicilio transcurridas dos o tres horas.

La técnica se basa en una gastroscopia que se lleva a cabo con el paciente sedado (sin anestesia general), a través de la boca, introduciendo un tubo flexible con una cámara de televisión para revisar la cavidad gástrica y comprobar su normalidad. Comprobada la ausencia de lesiones, se implanta a continuación el balón, que se rellena con una solución estéril para que ocupe parte de la cavidad gástrica y quede flotando durante seis meses.

El balón intragástrico es un dispositivo que restringe la capacidad del estómago, provocando una sensación de saciedad precoz al comer. Su objetivo es hacer que el paciente pierda peso al ritmo que el organismo puede asimilarlo de forma óptima, consiguiendo una reducción de hasta 30 kg. en un periodo de seis meses. La implantación del dispositivo permite adelgazar de forma progresiva y controlada, y no tiene prácticamente efectos secundarios. Permite al paciente hacer vida normal, incluido ejercicio físico, desde el día posterior a su implantación.

"El balón se debe platear como un ayuda para cumplir una dieta médica equilibrada en principios inmediatos, vitaminas y minerales, individualizada según el índice de masa corporal y la composición corporal, y coordinada por un grupo de expertos compuesto por endocrinos, especialistas digestivos, psicólogos y enfermeras" - asegura el Dr. López-Nava - "El rechazo se produce muy raramente, tan solo en un 1-3% de los casos; resulta frecuente, no obstante, que durante los cinco días posteriores a su introducción el paciente experimente una cierta sensación de malestar y algunas nauseas, pero una vez superado este periodo estos problemas desaparecen. Los resultados pueden observarse desde la primera semana, dado que el dispositivo impide al sujeto comer la cantidad habitual a la que estaba acostumbrado su estómago y, al ser menor la ingesta, se produce una pérdida controlada del exceso de peso. No es necesario realizar un seguimiento médico especial, ni análisis de control, aunque si un seguimiento periódico para controlar los aspectos nutricionales del tratamiento".

El balón intragástrico se perfila como una herramienta de ayuda al paciente obeso, tanto para solucionar su problema, como para disminuir los riesgos o complementar en los casos muy graves a la clásica cirugía.

Si desea conocer cuáles son los métodos para adelgazar disponibles en nuestra clínica de Madrid, pida ahora una cita informativa gratuita.

Solicitar consulta gratuita las condiciones. Cargando consulta