Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
 
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Ácido hialurónico: Qué es y cómo lo aplicamos en IML

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es un polisacárido del grupo de los glucosaminoglicanos (GAG) cuya estructura química es exactamente igual en todos los tejidos de cualquier especie. El cuerpo humano produce y degrada de forma totalmente natural el ácido hialurónico, que tiene una vida aproximada de 24 horas.

Su mayor porcentaje de concentración se localiza en la piel, en el tejido conjuntivo y en los cartílagos.

El ácido hialurónico forma macromoléculas con gran capacidad para captar agua. Esta aptitud para retener moléculas de agua, junto a su biocompatibilidad, hacen que el ácido hialurónico sea uno de los tratamientos más aplicados en Medicina Estética para el rejuvenecimiento facial, ya que devuelve la hidratación a la piel, crea elementos de sostén para los tejidos y puede aportar volumen.

Las macromoléculas de ácido hialurónico estimulan los fibroblastos, células que generan colágeno y elastina

Las macromoléculas de ácido hialurónico estimulan los fibroblastos, células que generan colágeno y elastina

¿Cuáles son los beneficios del ácido hialurónico?

Los beneficios fisiológicos del ácido hialurónico son:

  • Es capaz de absorber 1.000 veces su peso en agua, por lo que hidrata y aporta volumen.
  • Ejerce un efecto bioestimulador de los fibroblastos, células responsables de producir colágeno y elastina.
  • Favorece la división celular.
  • Produce un efecto antioxidante, al contribuir en el proceso de eliminación de los radicales libres.
  • Estimula la regeneración de la piel.

Primera Consulta Gratuita En IML le atenderá un médico especialista en su tratamiento desde la primera consulta.

Tipos de ácido hialurónico aplicados en Medicina Estética

En función del resultado que se desea obtener, el ácido hialurónico se presenta en dos fórmulas distintas:

  1. Ácido hialurónico reticulado
  2. Ácido hialurónico no reticulado

Todos los tipos de ácido hialurónico son reabsorbibles. Tanto el reticulado como el no reticulado se presentan en diferentes concentraciones y densidades, lo que permite la total personalización del tratamiento.

En Instituto Médico Láser de Madrid, el ácido hialurónico aplicado es siempre de origen no animal.

1. Ácido hialurónico reticulado

Es el ácido hialurónico cuyas moléculas se someten a un proceso de estabilización para obtener una mayor durabilidad de sus efectos. Este tipo de ácido hialurónico presenta una forma de red o entramado, ya que sus moléculas se unen entre sí en una especie de retícula o malla tridimensional.

Esta estructura de red es útil para corregir surcos o arrugas estáticas, así como para crear volúmenes y estructuras de sostén.

El ácido hialurónico reticulado se infiltra en planos más profundos que el no reticulado.

2. Ácido hialurónico no reticulado

No se somete al proceso de reticulación, por lo que sus moléculas no forman una red, sino que se distribuyen libremente, sin estar unidas entre sí.

Es menos denso que el ácido hialurónico reticulado y se aplica en la capa más superficial de la piel.

Puede aplicarse de forma aislada o bien en combinación con vitaminas y antioxidantes.

Dentro de los tipos de ácido hialurónico cabe destacar el ácido hialurónico resiliente (RHA), una fórmula de ácido hialurónico muy elástico que tiene la capacidad de soportar la compresión y el estiramiento de los movimientos faciales sin deformarse de manera irreversible. Este tipo de ácido hialurónico está enfocado tanto a corregir arrugas dinámicas como a reponer el volumen en las estructuras óseas, como los pómulos y el borde de la mandíbula.

El ácido hialurónico reticulado se aplica para crear volumen. El no reticulado, para revitalizar la piel

El ácido hialurónico reticulado se aplica para crear volumen y estructuras de sostén. El no reticulado, para revitalizar la piel

Solicitar Consulta Gratuita

¿Cuáles son las indicaciones del ácido hialurónico?

Gracias a su biocompatibilidad, el ácido hialurónico tiene numerosas aplicaciones en Medicina Estética Facial:

Aplicaciones del ácido hialurónico no reticulado

  • Revitalizar la piel
  • Mejorar la elasticidad
  • Mejorar la turgencia
  • Hidratar la piel
  • Estimular la producción de colágeno y elastina

Aplicaciones del ácido hialurónico reticulado

El ácido hialurónico perfila y proyecta los labios, corrige surcos y aporta volumen en pómulos, entre otros beneficiios

El ácido hialurónico perfila y proyecta los labios, corrige surcos y aporta volumen en pómulos, entre otros beneficios

El paciente ideal es el que presenta un grado de envejecimiento moderado en la piel que presenta signos como surcos, flacidez y/o volúmenes descendidos.

El proceso natural de envejecimiento produce cambios estructurales en el rostro que consisten básicamente en la laxitud de los elementos de sostén y la consecuente caída de los tejidos y de la grasa facial. En la juventud, los volúmenes están posicionados en el tercio medio facial. Según pasan los años, los músculos faciales se atrofian y la grasa desciende, motivo por el que aparecen, entre otros signos de envejecimiento, el doble mentón, el surco nasogeniano o la depresión malar.

El ácido hialurónico es un tratamiento mínimamente invasivo con resultados duraderos, pero no definitivos, ya que el envejecimiento es una evolución que no puede detenerse. Lo que sí podemos conseguir es prevenir y corregir las marcas de envejecimiento para otorgar al rostro un aspecto más fresco y definido, acorde a la edad de cada paciente.

¿Desea más información? »

¿Cómo aplicamos el ácido hialurónico en IML?

IML apuesta por los resultados naturales y por la prevención. Por ello, nuestros médicos estéticos no se limitan a corregir un defecto concreto, sino que trabajan en el rostro de forma global, actuando sobre todas las estructuras que sufren las consecuencias del paso del tiempo.

Por ejemplo, si el paciente desea corregir el surco nasogeniano, nuestros médicos expertos no solo corrigen esta arruga profunda, sino que también actúan sobre los pómulos, cuyo descenso de grasa es responsable de que se forme el surco nasogeniano. De esta forma evitamos el exceso de corrección en una sola zona, con un resultado mucho más natural.

Por tanto, los médicos de nuestra clínica estética de Madrid realizan un estudio pormenorizado de las características del rostro de cada paciente y de su grado de envejecimiento, con el fin de diseñar el tratamiento más efectivo en cada caso.

Tras la realización de la historia clínica y del diagnóstico del grado de envejecimiento del paciente, comienza el tratamiento, aplicado siempre por un médico en un entorno de asepsia. Para reducir la molestia, pueden aplicarse cremas anestésicas, frío local o anestesia infiltrada.

La infiltración de ácido hialurónico para rejuvenecimiento se aplica mediante diferentes técnicas, como la micropunción o la técnica de retrotrazado

La infiltración de ácido hialurónico para rejuvenecimiento se aplica mediante diferentes técnicas

El ácido hialurónico se infiltra con agujas finas mediante diferentes técnicas. Dependiendo de la zona tratada y del efecto que se desea conseguir, algunas de las técnicas más empleadas son:

  • Micropunción. Consiste en depositar pequeñas cantidades de ácido hialurónico distribuidas por la dermis media o profunda.
  • Lineal o retrotrazado. El ácido hialurónico se deposita a lo largo de la línea que forma la arruga, mientras la aguja se va retirando hacia atrás.
  • Abanico. El producto se va depositando en diferentes direcciones, dibujando la forma de una concha o abanico.

Por lo general, es frecuente infiltrar distintos tipos de ácido hialurónico a diferentes profundidades y con distintos tipos densidades, con el fin de ajustar el tratamiento a las necesidades concretas de cada paciente.

Para optimizar el tratamiento de rejuvenecimiento facial es muy común emplear distintos tipos de productos infiltrables además del ácido hialurónico, como el ácido poliláctico, la hidroxiapatita de calcio o la policaprolactona, sustancias de alta densidad indicadas en pacientes que han perdido mayor cantidad de volumen.

¿Desea saber si el ácido hialurónico es el tratamiento más adecuado para usted? Nuestros médicos estéticos estarán encantados de valorar las características de su rostro para indicarle la técnica que mejor se adapta a sus necesidades. Solicite ahora una consulta informativa gratuita:

Solicitar consulta gratuita las condiciones. Cargando consulta

Otros artículos que pueden interesarle:

Rejuvenecimiento facial y corrección de volúmenes con ácido hialurónico 

Tratamientos para la corrección labial 

Toxina botulínica y ácido hialurónico: Diferencias