Facebook Twitter Youtube RSS Contactar
En IML nos esforzamos en ofrecer a nuestros pacientes los mejores estándares
de calidad dentro de la medicina y la cirugía estética.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en la continua
formación científica de nuestros profesionales.
Centro Médico Multidisciplinar
de Alta Tecnología.
Dotada con la última generación de equipamiento técnico,
IML es la primera plataforma de España y una de las primeras de Europa.
La eficacia de nuestros tratamientos se apoya en
la actualización permanente de los recursos técnicos.
  

Tratamiento del Melasma

Melasma tratamiento

El melasma es un problema pigmentario de la piel que tiende a cronificarse. El dermatólogo experto de IML informará al paciente del tipo de melasma y el tratamiento ideal para su caso. Si desea obtener más información puede solicitar consulta informativa gratuita con uno de nuestros médicos expertos. 

Aunque en IML se están observando mejorías del melasma con el láser no ablativo Starlux 1540, las vías tradicionales para tratarlo consisten en:

  • Despigmentar: para conseguir una descamación de las células pigmentadas, se puede actuar sobre los corneocitos germinativos con AHAs al 8-20%, que rompen los enlaces entre ellos. También se puede actuar sobre los corneocitos maduros superficiales mediante agentes fenolados, Resorcina, ácido salicílico, ácido tricloroacético, ácido retinoico o fotopeeling de luz no coherente o coherente.
  • Bloquear la síntesis de melanina: el objetivo es intervenir en alguna de las etapas de su proceso metabólico con activos como la hidroquinona al 2-6% el ácido ascórbico, el ácido azelaico o el ácido kojico, que inhiben la tirosinasa. Otras sustancias como las derivadas del mercurio, el glutation, la cisteína y las sulfhidrilaminas, reaccionan con el cobre de la tirosinasa. Opciones alternativas para intervenir en la producción del pigmento consisten en utilizar despigmentantes que reaccionan con los precursores, compiten con la tirosina, controlan el estrés oxidativo o desvían la producción de eumelanina a feomelanina.

Recomendaciones Terapéuticas de IML para el Tratamiento de Melasma

Pieles claras y melasma epidérmico

  • Realizamos un tratamiento que combina la exfoliación o el efecto peeling intenso, de tipo medio con la aplicación de despigmentantes.
  • El objetivo del peeling es producir la renovación de una capa epidérmica para acelerar la despigmentación y favorecer la llegada de agentes despigmentantes a mayor profundidad, se recomienda un tratamiento en el que se asocia un peeling químico con isotretinoína al 0,15% simultáneamente con bencenodiol (hidroquinona) al 4-10% (a más del 5% la hidroquinona tiene un alto efecto irritativo que puede originar hiperpigmentación secundaria por rebote).
  • Una vez finalizado el tratamiento, se seguirá una pauta de mantenimiento discontinua con el despigmentante, pero se continúa con la protección solar, para así reducir el riesgo de posibles recurrencias.
  • Realizado el tratamiento mediante mascarilla en consulta, se mantiene la mascarilla durante 5-7 horas y a continuación:

Se pauta al paciente cremas calmantes a aplicar durante 7 días con una composición rica en:

  • Lactil.
  • Perhidroescualeno.
  • Glicerol.
  • Isoflavonas de soja.
  • Lactoquinona.
  • Aloe vera.

A los 10 días de realizada la sesión en consulta comienza el tratamiento de eliminación de las manchas residuales con una crema con composición semejante a la propuesta a continuación y que debe mantenerse durante 3 meses.

  • Isotretinoina al 0.025%
  • Bencenodiol al 4%
  • Hidrocortisona al 0.5%

Tras los tres primeros meses se puede pasar a un tratamiento de mantenimiento suave con composición a base de ácido kójico y vitamina C como antipigmentario y calmante.

  • Siempre se debe pautar una protección solar rigurosa.

Pieles oscuras o sensibles

  • Hemos contrastado que en estos casos es mejor realizar un tratamiento progresivo, para evitar las irritaciones excesivas en casos de pieles muy sensibles y para evitar las hiperpigmentaciones postinflamatorias procedentes de la melanogénesis tardía, propias de los fototipos altos de piel.
  • Para evitar un tratamiento de exfoliación muy agresivo y para prevenir la hiperpigmentación postinflamatoria, recomendamos que el paciente se aplique una crema despigmentante domiciliaria 15 días antes del tratamiento compuesta de:
    • Ácido elágico, polifenol supresor de la tirosinasa de los melanocitos.
    • Lactokinona, revitalizante y regulador de la actividad de los melanocitos por ser antiirritante.
  • A continuación le realizamos un peeling despigmentante en consulta en forma de mascarilla con una composición
    • Resorcinol 14% (queratolítico).
    • Salicílico 2% (queratolítico).
    • Ácido kójico (despigmentante).
    • Ácido cítrico (despigmentante y antiinflamatorio).
    • Hidroquinona al 2%, no a más concentración (porque es irritante y podría cursar en hiperpigmentación inflamatoria).
  • Se aplica una capa cada cinco minutos hasta un máximo de 5 capas, sin lavar y neutralizar se debe llevar la mascarilla hasta el día siguiente.
  • A las 5 horas se recomienda aplicar una crema tipo Eucerín Ph 5.5.
  • Después deben volver a aplicarse la crema del pretratamiento como antiirritante y preventiva de las repigmentaciones.
  • Las cremas de mantenimiento deben aplicarlas durante un mínimo de 3 meses.
  • Es posible realizar este tipo de peeling cada 2-3 semanas las veces que se considere oportunas, pero nunca más de cuatro.
  • Una vez realizadas 3 sesiones si el paciente no mejora, se puede aplicar un tratamiento fototerápico.

Melasmas resistentes

Los melasmas resistentes suelen ser los intradérmicos. Para estos casos se recomienda repetir el tratamiento de consulta si no se ha conseguido resultado con la primera fase. En ocasiones, reforzamos con una sesión de IPL suave, para tratar de eliminar parte de los melanófagos dérmicos, con cuidado de no irritar la piel para no desencadenar la reacción inflamatoria.

No empleamos láseres clásicos para tratamiento de lesiones pigmentarias en ningún caso de melasma. En IML se realizan estos tratamientos por parte de médicos dermatólogos, quienes informarán al paciente de las expectativas reales de su tratamiento y seleccionarán la terapia más indicada según el tipo de melasma y la etiopatogenia del mismo.